salud

El agua como medio perfecto para recibir la vida

  • El Hospital Campus estrena sus paritorios con bañera, un método no muy frecuente pero con beneficios para el recién nacido así como para la madre que usa el agua como analgésico

Los padres, junto al equipo médico que les asistió durante el parto. Los padres, junto al equipo médico que les asistió durante el parto.

Los padres, junto al equipo médico que les asistió durante el parto. / reportaje gráfico: álex cámara

Una pareja se conoce en Dubai. Ella, mitad libanesa mitad española, él indio, de Calcuta. Pistas vitales que no hacen descabellado el siguiente paso lógico: llamar a su primera hija Asya. Dina -la recién estrenada mamá- tenía pensado otro nombre para su hija, era Azahara, pero al final la poesía se impuso y su bebé, nacida el pasado domingo 25 de marzo en el Hospital Campus, cogió el nombre del continente que vio cómo Zeeshan Karim y Dina Hind Zarif se conocieron.

Si el nombre y la historia son originales, también lo fue la manera en la que Asya llegó al mundo. La pareja decidió que el parto se desarrollara en las bañeras que tiene el centro preparadas para este tipo de procedimientos, de hecho fueron Dina y Asya quienes estrenaron el equipamiento.

De los 200 partos que se llevan a cabo al mes, tan solo cinco son mediante esta técnica

La pareja, que lleva viviendo en Granada apenas 3 meses -ella estudió aquí Traducción-, optó por esta variante médica porque el impacto ambiental para el recién nacido es menor ya que pasa de 'vivir' en el estado líquido de la placenta a encontrarse en el agua de la bañera.

Dina cuenta que ya tenía previsto dar a luz por este método, de hecho lo tenía apuntado en la cartilla médica y fue Montserrat Prieto -la matrona que la asistió- quien vio el plan de parto. "Como sé que me tranquiliza mucho el agua caliente, sobre todo con los dolores, ya tenía pensado por lo menos probar el método. Fue mucho mejor de lo que me esperaba", explica Dina.

Entre los beneficios de esta técnica de parto destaca el estado de la mujer, que se encuentra más relajada y el agua caliente sirve como método de analgesia. De hecho, Rosa Lemus, matrona supervisora del área de partos, explica además que de este modo "las dilataciones son más rápidas". Dina no tuvo ningún tipo de anestesia, solamente el agua caliente.

Pero para poder dar a luz en una bañera, aunque sea un centro hospitalario, la madre ha de tener unos requisitos determinados. Lemus explica que "el monitor debe estar bien y que no haya que intervenir para nada". Así, la madre no puede tener fiebre ni ningún tipo de problema. "Son partos muy concretos, partos normales digamos", matiza la matrona.

Pese a todas las condiciones, el parto fue un auténtico éxito. Asya, nació a las 11:57 horas del domingo 25 de marzo, pesó 3 kilos y cien gramos, y además estrenó las bañeras de parto del centro hospitalario.

Por su parte, Dina explica que quedó muy satisfecha con la experiencia y se deshace en halagos con el equipo que la atendió. "Ha sido una experiencia buenísima", explicaba con el bebé en brazos, mientras recordaba que fue un proceso bastante rápido. "Empecé con las contracciones el día 23 por la noche, casi a las 12 así que ya sabía que iba a ser en este hospital". Continúa el relato explicando que estuvo en la bañera a partir de "las 10:30 horas hasta las 12 que Asya nació", fue un parto muy rápido. "La experiencia ha sido absolutamente excepcional, estoy súper contenta porque me trataron muy bien y fueron tremendamente pacientes". "Me pusieron música, me cambiaban el agua y me daban de beber. No me lo hubiese imaginado más perfecto", explica Dina.

Azahara Valderrama, residente de Matrona y una de las que asistió a la madre en el parto pormenoriza el proceso: "primero estuvo caminando, después le ofrecimos la bañera y aunque hubo un momento en el que dudó un poco al final empezó a empujar y fue muy rápido".

Hay que destacar que este tipo de partos aún son minoritarios en la sanidad pública. La matrona Lemus explica que no son muy frecuentes: fácilmente pueden tener unos cinco o seis al mes frente a los más de 200 que se producen en ese tiempo. Esto es, explica, por que no todas las mujeres pueden meterse en la bañera debido "a que tiene sus contraindicaciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios