El alcalde arremete ahora contra los cruceristas por no dormir en la ciudad

  • Critica que el Patronato venda las entradas de la Alhambra a gente que no pernocta

La polémica sobre las pernoctaciones hoteleras en la capital y sobre su vinculación con las visitas a la Alhambra, lejos de terminar, continúa. Y cada vez con mayor intensidad. El alcalde de Granada, José Torres Hurtado, culpó ayer al Patronato de la Alhambra de vender el grueso de las entradas del monumento durante el Puente de la Constitución impidiendo, según su opinión, "que personas que sí vienen a pernoctar visiten el monumento". En este sentido, el alcalde criticó especialmente el hecho de que se vendan entradas a quienes no se quedan a dormir en los establecimientos hoteleros granadinos, personas que, según su parecer, "no vienen a Granada a gastar". En este sentido, también consideró que, por ejemplo, "los turistas de crucero nos perjudican", refiriéndose a los viajeros que vienen hasta la capital mediante algún paquete turístico para visitar el monumento y después marcharse.

Al margen de la polémica, Torres Hurtado manifestó que la Concejalía de Turismo ya estima un nivel de ocupación del 75% en la capital con un "repunte hacia el fin de semana", una cifra similar a la que barajan los empresarios. Asimismo, y con respecto a las entradas, el alcalde recordó que el bono turístico "sí tiene disponibilidad" de acceso al monumento, por lo que recomendó que, quien no tenga entrada directa, lo intente a través del bono.

No es la primera vez que José Torres Hurtado arremete contra la gestión del monumento o contra sus propios visitantes. Hace sólo unos días hubo una auténtica guerra de cifras entre el Patronato que gestiona la Alhambra y el Ayuntamiento, que respaldaba un estudio realizado por una consultora independiente para la Confederación de Empresarios respecto a las pernoctaciones hoteleras y refrendaba el posicionamiento que siempre ha mantenido la capital sobre la necesidad de establecer nuevas conexiones con el monumento. Sobre esta misma polémica, el pasado mes de enero era María del Mar Villafranca quien llegó a declarar que el intenso reclamo del Ayuntamiento a tener una gestión más directa sobre el conjunto nazarí "apelaba al localismo retrógrado" y lo consideró "fuera de la ley".

En esas mismas declaraciones, la directora del Patronato recordaba que la gestión de la Alhambra corresponde a la Junta de Andalucía y que tiene "una titularidad estatal", por lo que "cada uno tiene una representación en función de sus competencias".

Sobre el perfil de los turistas y la estrategias de promoción, una de las polémicas más controvertidas se produjo en julio de 2008 con la ciudad de Cuenca. Cuando Torres Hurtado anunció que el Ayuntamiento abandonaba el convenio para el mantenimiento de los vuelos baratos en el aeropuerto "debido al escaso gasto de los visitantes en la capital", afirmó que, si la proyección turística se basaba en los vuelos de low cost, Granada "tendría el turismo de Cuenca".

Tales declaraciones no sentaron nada bien en Cuenca, por lo que tuvo que pedir disculpas y defender que simplemente se trató de una expresión coloquial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios