Dos años del caso Nazarí: de los "líos del PP" a una "etapa de tranquilidad"

  • El alcalde hace balance de este periodo y pide respeto y colaboración con el proceso que actualmente se está desarrollando

El caso Nazarí cumple hoy dos años. Es la efeméride de un caso que puso a Granada en el mapa de las ciudades tocadas por la corrupción institucional. Ayer, ante preguntas de los periodistas, el alcalde, Francisco Cuenca, realizó un balance de lo que ha supuesto este par de años desde que comenzara la Operación Nazarí, que se tradujo la detención del hasta entonces alcalde de Granada, José Torres Hurtado, junto a la edil de Urbanismo, funcionarios y promotores. Además desencadenó en pocos días el cambio de signo político en el gobierno de esta ciudad, que quedó en manos del PSOE.

Cuenca destacaba ayer el cambio que se ha producido en el Ayuntamiento desde que su partido se hiciera cargo de la alcaldía, ambiente que ha comparado el anterior, en el que, dijo, se vivía en la "sospecha permanente" que existía en torno a "los líos de gestión del PP".

A pesar de eso, Cuenca quiso dejar claro en primer lugar el "máximo respeto" y colaboración con el proceso judicial que se está desarrollando actualmente en el Juzgado de Instrucción 2 de la capital, aunque subrayaba que ahora, con su gestión, los granadinos "están viendo que las cosas han cambiado".

"Antes existía una duda y sospecha permanente con los líos de la gestión del PP y ahora lo que hay es una etapa de tranquilidad" en la que "las cosas se están haciendo bien, ajustadas a ley y donde prevalece siempre el interés general de los granadinos y no otro tipo de interés", concluía Cuenca.

La operación, llevada a cabo por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, incluyó registros desde primera hora de la mañana en el Ayuntamiento, la sede de Urbanismo, varias empresas y domicilios, entre ellos el de Torres Hurtado. El caso aún está en fase de instrucción y en él están investigadas casi una veintena de personas por su presunta implicación en una trama que giraría en torno a ochos grandes expedientes urbanísticos.

Los informes realizados por la UDEF en el caso Nazarí hicieron que Torres Hurtado fuera además investigado en el conocido como caso Serrallo, en el que se investiga la construcción supuestamente irregular de una discoteca, con sala de fiestas y pista de patinaje con bar, en una zona catalogada como verde junto al Centro Comercial Serrallo Plaza.

El Juzgado de Instrucción 2 de Granada dio por concluida el pasado mes de febrero la instrucción y transformó las diligencias previas en procedimiento abreviado, procesando a Torres Hurtado y a nueve de sus ediles -seis de los cuales aún ejercen como concejales en el Ayuntamiento- además de otros altos cargos del consistorio y un promotor.

Por su parte, Cuenca fue elegido el pasado 5 de mayo del 2016 alcalde de Granada en sustitución de Torres Hurtado. Éste dimitió tras estallar la Operación Nazarí hace hoy dos años, lo que esclarecía su presunta implicación en una trama de corrupción por la fue detenido el 13 de abril, lo que ha permitió al PSOE recuperar la alcaldía tras trece años de mandatos de los populares, doce de ellos con mayoría absoluta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios