La crisis aparta a los compradores de la gasolinera 'fantasma' de Recogidas

  • En un principio el terreno no saldrá a la venta hasta que finalicen las obras del Metropolitano que se encuentran en frente · Las fuertes inversiones a realizar no facilitan la aparición de ofertas

Llegar a la esquina de Recogidas con Camino de Ronda es como encontrarse en una ciudad fantasma, o en un videojuego del tipo Resident Evil. Bien es cierto que no hay zombis dispuestos a acabar con el protagonista, pero tampoco hay ofertas para que el solar deje de lucir el desértico panorama actual.

A esta situación habría que añadirle un ligero tufo a maldición porque las conversaciones para retirar la estación de servicio comenzaron en julio de 2004 y se alargaron hasta mediados de 2008 al llegar a un acuerdo con Repsol (la empresa que era propietaria de la gasolinera) para desmantelarla y liberar un terreno que fue calificado en el Plan General de Ordenanza Urbana de Granada (PGOU) en 2005 como "molesto y peligroso", ya que el Consistorio se escudó en la intención de quitar una gasolinera del centro de la ciudad para posteriormente sacarle beneficio, o al menos recuperar la inversión emprendida en aquellos años.

Sin embargo, casi seis años después de intentar expropiar el terreno (y 'sólo' dos tras conseguirlo) y pagarlo, todo hace indicar que los ciudadanos podrán seguir cruzando por medio de los antiguos surtidores de carburante, a pesar de que ahora la superficie está prevista en el Plan General de Suelo para un uso comercial.

"No se ha sacado a la venta ya que las circunstancias económicas de esta crisis no permiten ponerlo a la venta", explica la responsable del área de Urbanismo, Isabel Nieto. Es decir, quien desee este solar, primero debería realizar una inversión para adquirirlo en propiedad. Tras el desembolso inicial, habría que hacer otro para derribar lo que queda de gasolinera, para posteriormente acometer un tercer gasto para construir, "y como no hay financiación bancaria para nadie" parece complicado que se saque el terreno a concurso público para que los interesados hagan sus ofertas.

A todo ello hay que unir la clara intención del Ayuntamiento de "no malvender el terreno a pesar de los muchos problemas económicos por los que atraviesa el Consistorio granadino", ya que a pocos pasos se encuentran las obras del Metropolitano, "justo enfrente del terreno y las tareas se prolongarán durante un par de años más, así que debemos esperar a que el futuro local tenga unas vistas decentes", afirma la concejal de Urbanismo.

Este espacio tiene una extensión de unos 500 metros cuadrados (467,11 concretamente) e inicialmente, el Plan General de Ordenación Urbana planteó la construcción de un bloque de viviendas de cinco plantas en este espacio y parecía que el proyecto iba a ver finalmente la luz, pero la solución no estaba tan cerca.

A día de hoy está mucho más alejado que en aquellos meses de 2006, y remotamente dejará de ser una gasolinera fantasma hasta dentro de un par de años... a no ser que la maldición se alargue más de lo esperado y se convierta en una especie de historia que pasará de abuelos a nietos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios