El arzobispo rechaza la violencia a la mujer y dice que se le "malinterpretó"

  • Para el próximo domingo se ha organizado por internet una cacerolada a las puertas de la Catedral contra el prelado

Comentarios 18

La masiva movilización de detractores del arzobispo de Granada que alberga estos días la web ha obligado a Francisco Javier Martínez a salir a la palestra para aclarar sus palabras. Y es que la dialéctica que empleó en su homilía del pasado 20 de diciembre le ha granjeado un sinfin de críticas en las que se le acusa de fomentar la violencia hacia la mujer. Ayer, en la página del arzobispado se podía leer la explicación del prelado ante tanta crítica. Dijo que sus palabras han sido "malinterpretadas" y se ha posicionado en contra de cualquier tipo de maltrato contra la mujer.

Hay que recordar que todo surgió a raíz de estas palabras: "Matar a un niño indefenso, y que lo haga su propia madre, da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer, porque la tragedia se la traga ella". Ayer matizó que el reproche que le hace a la Ley del Aborto es que, "en la misma medida en que facilita la eliminación del niño engendrado y no nacido, facilita también la irresponsabilidad de hombre y mujer en sus relaciones, y -por extensión- los abusos a la mujer".

La declaración no tardó en despertar las iras de los internautas que, pocos días después crearon un grupo en Facebook bajo el título "Que la justicia actúe contra el arzobispo de Granada". El grupo, creado por Rubén Caravaca (y no por el autor del blog Desde el l@berinto, como por error publicó este periódico) atesora ya más de 23.000 usuarios y se han creado numerosos blogs en los que se cuestionan las palabras del arzobispo. De hecho, el próximo domingo día 17 se ha convocado a través de Facebook una cacerolada a las puertas de la Catedral en protesta por la frase del prelado. Al otro lado de la red están quienes apoyan al prelado. Para ello se ha creado otro grupo en Facebook aunque este con menor repercusión (unos 700).

A través de un comunicado, Martínez dijo que con estas palabras no quiso ofender "a los fieles y personas de buena voluntad", ya que el objetivo de su homilía fue "exponer la indignidad que supone que una sociedad no proteja a los más débiles y desfavorecidos, a los que no tienen ningún medio para defenderse: los no nacidos".

El día 20, Martínez también opinó frente a sus fieles, en la Catedral granadina, que la Ley sitúa a los profesionales sanitarios en situaciones "muy similares" a las de los oficiales de los campos de concentración nazis, "en los que no podían rebelarse porque eran órdenes superiores", comparando así la interrupción voluntaria del embarazo con un "genocidio silencioso".

En este contexto, Martínez mostró ayer su "más profundo rechazo y total oposición a cualquier tipo de malos tratos y de violencia física, verbal o psicológica, contra las mujeres y contra cualquier ser humano" y ha ofrecido el "abrazo de la Santa Madre Iglesia a todas aquellas mujeres que sufren vejaciones y abusos, del tipo que sean".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios