Una auditoría velará por la legalidad de las obras a cargo de los fondos anticrisis

  • La inspección corroborará que el número de empleados es el que prometieron

Las bondades de los planes anticrisis, tanto los promovidos por la Junta como por el Gobierno central, podrían verse empañadas por la picaresca de las empresas si finalmente no contratan al númuero de trabajadores anunciado en sus ofertas públicas. Para evitar este tipo de situaciones, el Ayuntamiento de Granada ha decidido contratar a una empresa auditora que inspeccionará una a una las más de cien obras que se desarrollarán en la ciudad a cargo de estos fondos.

El primer aspecto que corroborará dicha empresa es el número de empleados que hay en la obra y que deberán coincidir con los que anunció que emplearía para desarrollar dichos trabajos. "Hemos hecho una labor importante para que en el baremo el número de trabajadores se tenga especialmente en cuenta, pero una cosa es lo que ofertan las empresas y otra es que luego estén realmente allí los trabajadores", manifestó la concejal de Urbanismo, Isabel Nieto. La empresa también tendrá que comprobar e inspeccionar los convenios suscritos por los trabajadores, controlar las subcontratas o las certificaciones de la Seguridad Social. Habrá inspecciones diarias para identificar a los trabajadores presentes en las obras y se comprobarán sus nóminas.

Ayer, la junta de gobierno local del Ayuntamiento aprobó 25 adjudicaciones definitivas de todos los proyectos aprobados provisionalmente hace una semana y se dio luz verde a otras 26 adjudicaciones provisionales. Entre ellas se encuentran las obras en la calle El Guerra por valor de 393.000 euros, tendrán un plazo de ejecución de 2 meses y emplearán a 11 personas. La calle fue pavimentada hace 25 años. Ahora se pretende ampliar sus aceras hasta los dos metros y suprimir las barreras arquitectónicas de la calle.

También la calle Cardenal Parrado estará en obras gracias a los fondos anticrisis. En esta ocasión el presupuesto destinado a la obra será de 396.000 euros y tendrá un plazo de 2,25 meses. Se contratará a 24 personas para que puedan acometer la reforma.

"El pavimento de esta calle está hundido y las aceras tienen un material muy deslizante así que la vía pasará a tener aceras de seis metros", apuntó la concejal de Urbanismo.

La precaria situación económica que vive el país ha disparado el número de empresas dispuestas a hacerse cargo de alguna de estas obras. Ayer, la concejal de Urbanismo reconocía sorprendida que hay obras, como el parque de La Chana, a la que han concurrido 45 empresas, cuando lo normal es que a este tipo de proyectos no concurrieran en otros tiempos más de seis o diez empresas. "Últimamente sí hemos detectado una mayor competencia, hay muchas más empresas que se presentan para concurrir a un proyecto", aseguró la edil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios