La ausencia de testigos obliga a aplazar el juicio por el tiroteo de Loja

El juicio previsto ayer en la Audiencia de Granada contra un padre y sus dos hijos por el tiroteo que protagonizaron en 2013 contra un clan familiar de Loja fue sido aplazado por la incomparecencia de los testigos, entre ellos las víctimas, que presentaron parte médico acreditando que estaban enfermos. Así, la vista ha sido fijada para el próximo 14 de junio en la Sección Segunda de la Audiencia después de que un total de seis testigos que debían comparecer no lo hayan hecho.

La Fiscalía pide para los tres acusados penas de 26 años de prisión por delitos de homicidio en grado de tentativa y tenencia ilícita de armas, a raíz de que el pasado 23 de abril de 2013 se presentaran en la calle donde residía este clan familiar conocido como 'los Napoles' y abrieran fuego con sus escopetas de manera indiscriminada, según consta en el escrito de acusación provisional. Alcanzaron con sus disparos a un total de cinco personas, mientras que el resto de vecinos consiguieron meterse en el interior de sus casas sin resultar heridos. Los acusados, que no tenían licencia de armas, huyeron del lugar, donde quedaron restos de los balazos que luego fueron recogidos por las fuerzas del orden.

Las víctimas fueron un hombre y cuatro mujeres de este clan familiar. Según el caso, recibieron el impacto de las balas en piernas, brazos, las palmas de las manos e incluso los pies.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios