Los autobuses tienen puntualidad ¿británica o 'granaína'?

No estamos ni en Londres ni en ninguna ciudad del Reino Unido, pero los autobuses granadinos llegan a puerto con puntualidad británica ¿o no? Desde que el Ayuntamiento instaló el Sistema de Ayuda a la Explotación (SAE), conocido por los ciudadanos como las 'pantallitas de los autobuses', parece que la hora de llegada y salida están para cumplirlas y, después de muchos años de quejas por parte de los ciudadanos por el retraso de los vehículos, ahora, la puntualidad sí que importa.

Los clientes habituales de los autobuses urbanos consideran que el servicio es un acierto. Marta Valverde, estudiante de la Universidad de Granada, asegura que es todo un alivio llegar a la parada y saber cuánto tiempo te queda por esperar. "Hay ocasiones que vas tarde a clase y que te merece la pena irte andando o en taxi. La pantalla te ayuda a hacerte una idea".

Soledad Fernández, opina igual. La mujer que trabaja en el centro y utiliza este servicio para ir a trabajar cuenta que hace unos años, nunca se sabía cuándo llegaba el autobús. "Se supone que a las horas puntas y a las y media pasaban por mi parada de siempre, pero claro, los relojes de todo mundo no están sincronizados y se te podía escapar por dos minutos".

Estas usuarias ven tan útil el servicio que, incluso, reclaman al Ayuntamiento que instale en todas las marquesinas los paneles. "Normalmente, te las encuentras en el centro pero en los barrios más alejados no hay ninguna... ya que algo funciona, que lo generalicen, ¿no?", proponen con gracia.

Sin embargo, hay ojos más audaces que aseguran que no es oro todo lo que reluce. En la misma parada otro vecino tiene otra versión de los paneles. "No siempre dicen la verdad, ¿eh?". El hombre apunta que cuando el autobús tiene un retraso el tiempo de espera se queda congelado en el panel "y pone durante un rato que quedan cinco para que llegue el autobús". Es decir, según el ciudadano, los ordenadores desde los que se controla el servicio van modificando los tiempos de espera y hay ocasiones que van alargando los tiempos de espera, dependiendo del retraso.

En cualquier caso, los ciudadanos exponen que "en general" los autobuses llegan a la hora que pone en el panel. Eso sí, si es cuestión de reclamar, además de la puntualidad, tienen claro que lo que demandarían son más autobuses para determinadas líneas. Es el caso, según comentan, de los autobuses 7 y 5. "Ambos tienen unos recorridos muy largos que hacen que el vehículo tarde mucho desde que sale de la cabecera y llega a la última parada. Sería una buena idea que se pusieran más".

Y así, entre opinión y opinión pasaban los minutos; minutos que durante el rato que la fotógrafa y la presente estaban en la parada, todos los autobuses cumplieron con el reloj.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios