La avería de la tubería de Quéntar estará arreglada a principios de julio

  • Los trabajos marchan a buen ritmo y podrían estar finalizados para comienzos del mes próximo

Los trabajos para arreglar la tubería que impide que Granada y su Área Metropolitana tomen agua del pantano de Quéntar van a buen ritmo. Las previsiones de la Agencia Andaluza del Agua pasaban por que la avería estuviera solucionada para principios de verano y, aunque con un desfase de unas semanas, parece que se cumplirá.

Según confirmaron fuentes de la Consejería de Medio Ambiente -de quien depende la Agencia del Agua- "las obras van a buen ritmo" y los trabajos no se están enfrentando a problemas de envergadura. Por tanto, la estimación es que, si todo marcha bien, la tubería que conecta el pantano con la Estación de Tratamiento de Agua Potable, ETAP, de Lancha del Genil esté en condiciones de utilizarse a principios del mes que viene.

Ahora bien, cuando empiece a inyectar agua a la red no depende directamente de la fecha de finalización de las obras. De hecho, Emasagra dejó de tomar líquido de Quéntar por orden de la comisión de desembalse de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir porque el pantano estaba en unos niveles ínfimos. Con la situación ya estabilizada y la tubería operativa, la utilización del embalse para nutrir de agua los grifos de los granadinos será cuando "la Agencia Andaluza del Agua y Emasagra lo estimen oportuno".

De esta forma, quizás se podría dar un respiro más prolongado tanto a los pozos ubicados en la Vega como al acuífero del que se nutren. La situación de sequía obligó a recurrir a ellos, pero el prometedor comienzo de año hidrológico ha hecho, por ejemplo, que el propio pantano de Quéntar tuviera que desalojar agua al estar al límite de su capacidad.

Desde el verano pasado, la empresa municipal de aguas de Granada, Emasagra, se vio obligada a obtener agua de pozo para poder abastecer la demanda de los grifos de los granadinos. El bajo nivel de Quéntar y la poca probabilidad de lluvia hicieron optar a la CHG por negar la posibilidad de captar agua de aquel embalse, reducir la tomada de Canales y poner en marcha los 14 pozos de emergencia que se perforaron hace una década. La situación parece que vuelve a la normalidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios