La beatificación incluirá a Granada en los circuitos del turismo religioso

  • Numerosos grupos de personas han pasado la noche en la base aérea, donde comenzaron a llegar a las seis de la tarde de ayer · Las visitas a la cripta del fraile fueron continuas, la mayoría provenientes de otras provincias

La beatificación de Fray Leopoldo va a pasar a la historia de Granada por ser el acto que congregue el mayor número de asistentes. Nadie quiere perderse la primera beatificación que se celebra en la provincia. Y se nota desde hace unos días en Granada y en Armilla, los dos ejes del acontecimiento. El primero por estar la cripta del fraile en la iglesia de los capuchinos y el segundo por ser el municipio donde se celebrará el acto religioso.

Pero ayer ya fue una buena antesala del día grande. Miles de personas llegaron a Granada y Armilla (más las que se esperan hoy para pasar el día y luego marcharse a sus lugares de origen) con el único reclamo de acudir a la beatificación. Así, si antes se recibían muchas visitas los días 9 de cada mes para visitar la tumba, ahora, tras la beatificación, Granada se convertirá en destino preferente del turismo religioso. Se podrá incluir, como Fátima, Lourdes o Zaragoza, en las ciudades que venden en sus paquetes turísticos acontecimientos o hechos religiosos. Para que un destino se considere destino turístico de algo tiene que haber al menos una pernoctación y que el motivo principal de la misma sea la visita a ese hecho. Lo que habrá que ver a futuro es si Fray Leopoldo genera por sí solo pernoctaciones.

Por la cripta no dejaron de pasar turistas y devotos y en Armilla desde las seis de la tarde que se abrieron las puertas fue un goteo continuo de peregrinos dispuestos a pasar la noche en blanco para conseguir un lugar preferente.

En la cripta había colas de personas que querían pasar por la tumba y luego comprar recuerdos del fraile, desde hoy beato. Personas que han venido exclusivamente para la beatificación, como es el caso de María Andrés, de Sevilla, que viene con cuatro amigas. "Conocía de oídas a Fray Leopoldo porque una amiga es muy beata y hemos venido. Mañana -por hoy- estaremos en la beatificación", relata mientras observa el museo del fraile instalado junto a la cripta.

En cola esperando el turno para comprar estampas, calendarios o llaveros con la imagen de Fray Leopoldo estaba Conchi Avilés, de Madrid, que viene con otras seis personas. "Todos los años desde hace once venimos una vez y este año lo hemos adelantado para que coincida con la beatificación. Tenemos mucha fe por varios casos y me parece muy bien que lo beatifiquen porque ha hecho muchas cosas", dice.

Desde Cádiz, Sergio Torres y su familia también esperaban su turno. "Solemos venir la familia todos los años y nos quedamos hasta el lunes para ir a la beatificación", explica. 

Un poco más adelante en la cola, que llega desde la tienda hasta la cripta, Francisco Milla, de Novelda, que tiene una emotiva experiencia con el capuchino. "En el año 1993 estuve ingresado en Valencia para operarme de la espalda y estaba muy nervioso, pero me dieron una estampa de Fray Leopoldo y fue como una caja de lexatines. Todo fue muy bien y desde entonces vengo todos los años. Ahora he venido con mi mujer, estaré dos noches", matiza. Escuchando la conversación y asintiendo con la cabeza estaba justo detrás Manuel Menéndez, una sevillana que ha venido con su hija y su yerno. "Sólo te puedo decir que yo conocí a Fray Leopoldo en Sevilla, en el convento de los capuchinos. Se me pone la carne de gallina. Venimos varias veces al año y para la beatificación tenemos las entradas desde hace tres meses", cuenta esta mujer, que se sintió "muy feliz" cuando se enteró de que beatificaban a Fray Leopoldo.

Fuera, en el Triunfo, Policía Nacional, Local y Protección Civil se encargaban de que todo estuviera en orden. Sólo de Protección Civil había 20 voluntarios, tres ambulancias, dos equipos de apoyo, dos vehículos de intervención rápida, una carpa móvil y una moto. "Esperábamos más gente pero es un continuo y mañana en la base aérea será lo grande", dijo el subjefe de la agrupación de voluntarios de Protección Civil, Gonzalo Hernández.

Como los testimonio antes relatados, cientos de casos sirven para afianzar esa previsión de los hosteleros de aprovechar el turismo religioso tras la beatificación. De hecho, el secretario general de la Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada, Antonio García, que agradeció la organización de los capuchinos y su colaboración, ha reconocido que el acto de beatificación de Fray Leopoldo, más que los beneficios que suponga este fin de semana por los cientos de miles de visitantes que se esperan, será una garantía de futuro. "Granada podrá incluir el turismo religioso a su oferta, lo que supone ampliar el atractivo que se ofrece a los visitantes", explica.

Por lo que los beneficios futuros serán mucho mayores para el sector en la provincia. De hecho, de cara a este fin de semana, los hoteles están como otro fin de semana del año ya que al celebrarse el acto por la mañana y en domingo hará que mucha gente venga en autobús por temprano (muchos desde anoche) y se vayan justo después del acto. Los negocios de restauración son los que pueden tener mayor beneficio. En Armilla son conscientes de esto y los bares y tiendas de alimentación han aumentado su stock para poder cubrir la demanda de los asistentes.

Ayer también se vivió la previa de la beatificación en Armilla. Muchos comercios han abierto toda la noche para asistir a los peregrinos,  que desde las seis de la tarde ocuparon la zona de acampada a la espera de la apertura de puertas de la zona de sillas, prevista a la seis de la mañana. Los autobuses dejaron ya a peregrinos turistas, a los que se sumaron sobre las tres de la madrugada los que acudieron andando desde varios puntos de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios