"Una boda no se paga sola, eso es un mito"

  • El precio medio de la celebración puede alcanzar los 24.000 euros

¿Quién saca dinero de una boda? Las iglesias, los hoteles y salones de celebraciones, las tiendas de trajes de novia y de fiesta, las joyerías, los establecimientos donde se hacen las listas de boda y todos los negocios que generan los matrimonios. Pero los novios, seguro que no.

Celia se casa en apenas cuatro meses. Sus condiciones personales -ella trabaja en Granada pero su futuro marido es profesor interino en Jaén- no son las más idóneas, pero hace dos años decidió junto a su pareja dar el siguiente paso para hacer oficial su relación. Y, aunque nunca lo han tenido fácil por la interinidad, reconoce que la actual situación económica sí que se está dejando notar en la planificación de su matrimonio. "Calculo que la boda nos va a salir por unos 24.000 euros. Gastarte menos es bastante complicado. Hemos invitado a 200 personas y prácticamente todos son familiares y amigos muy cercanos, pero el banquete, el vestido, las alianzas... Todo cuesta mucho", asegura. Eso sí, para quien piense lo contrario la futura novia afirma rotundamente que una boda "no es un negocio y no se paga sola. Eso es un mito".

Los regalos de los invitados no dan para pagar la celebración. Si acaso, para que no suponga un gran descalabro económico. De ahí que Celia y su pareja hayan tenido que privarse de pequeños caprichos. "No nos hemos planteado contratar a una orquesta. Y, aunque a nuestros padres les hacía ilusión, tampoco vamos a llevar un coro a la iglesia", señala.

El caso de Raquel es bastante diferente. Ahora mismo su situación económica es bastante cómoda y no está mirando el dinero. Aunque hace unos años sí tuvo que hacerlo. "Vivimos una situación parecida a la de otras parejas hace tres años. Nos quedamos sin trabajo y decidimos aplazar la boda", explica Raquel, que asume que algunos de sus invitados sí que tendrán que hacer un esfuerzo para asistir a la celebración. "Lo paso un poco mal porque soy consciente de que a algunos amigos y familiares les va a costar mucho trabajo". Eso sí, por mucha crisis que haya, las empresas del sector no lo están poniendo fácil a las futuras parejas. "Los vestidos son ahora algo más baratos, pero los cubiertos han subido bastante en los últimos tres años", asegura Raquel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios