Se buscan profesores de élite

  • El 'modelo MIR' para la docencia propuesto por Rubalcaba empieza a cobrar forma con el borrador que el Gobierno prepara para modificar el reclutamiento de enseñantes

El sistema tradicional de reclutamiento de profesores públicos tiene los días contados en España. La propuesta que lanzó el pasado 18 de junio Alfredo Pérez Rubalcaba de extender el modelo MIR a la docencia no es más que el objetivo a largo plazo de un proyecto que ya está sobre la mesa del Ministerio de Educación.

A los profesores cada vez se les exige más y sobre ellos recae el peso de la calidad educativa, así que parece lógico que el Gobierno quiera tutelar su formación práctica y endurecer los criterios de selección, máxime si de aquí a 2020 está previsto contratar a más de 200.000 docentes.

Los sindicatos de enseñanza se reunieron ayer con el Gobierno para hacer anotaciones al borrador del decreto que cambiará a partir del próximo año la vía de acceso de los docentes al sistema público. Aunque el concurso de oposición seguirá siendo convocado por las Administraciones educativas, por primera vez contará con una fase de prácticas que durará un año y se realizará tras el examen como parte del proceso selectivo.

El MIR (Médico Interno Residente) es el programa de formación de especialistas médicos que se lleva a cabo en España desde 1978 y que consiste en la adquisición de responsabilidades y capacidades de forma progresiva y tutelada. La duración de este programa de formación depende de la especialidad en concreto, pero oscila entre cuatro y cinco años y sólo es posible realizarlo en los centros debidamente acreditados por el Ministerio de Sanidad. En el concurso de los médicos, conocido como examen MIR, el expediente académico se pondera sobre un 10%, mientras que el examen contabiliza el 90%.

El borrador de real decreto que trabaja el Ministerio de Educación consta de dos pruebas: la primera es escrita, compuesta por 10 ó 15 preguntas acerca del contenido del temario y otras prácticas; y la segunda, oral, en la que se medirá las dotes pedagógicas del aspirante. La propuesta que lanza el Gobierno es que estas pruebas sean eliminatorias, pero que el candidato que las supere pueda hacer prácticas durante un año en un centro público docente en el que impartan su especialidad.

Por tanto, se dejará atrás el sistema de oposición que consistía en una prueba escrita en la que se desarrollaba un tema escogido de los tres propuestos al azar y en la elaboración de un programa y una unidad didáctica.

"El nuevo sistema de acceso será similar para cualquier etapa educativa -explica una de las responsables de Educación del PSOE, Cándida Martínez-, así que deberán hacerlo tanto los maestros de Infantil y Primaria como los profesores de Secundaria". La secretaria de Educación afirma que el candidato a presidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, va a incluir una propuesta en firme en su programa para llevarlo a cabo en caso de salir elegido en las urnas. Pero la comunidad educativa y los gobiernos autonómicos están ya estudiando su viabilidad.

"Con una buena educación se podrá crecer para ser competitivo, crear empleo y salir de la crisis mediante la economía del conocimiento", recalcó Rubalcaba cuando estrenó su designación como candidato.

La mayoría de los sindicatos han acogido de forma positiva la propuesta, pues la finalidad es "atraer a los mejores profesionales", según ANPE. Pero también exigen que el nivel salarial sea equivalente al de los médicos.

Además, queda un escollo por solventar y es cómo acabar con el acceso transitorio por el que se rigen en la actualidad los interinos. Sólo en la provincia de Granada hay contabilizados más de 2.000 interinos, que no sólo no han pasado por un MIR, sino que además hasta ahora gozaban de unos privilegios que ya no se podrán mantener.

El borrador del real decreto dice que la experiencia laboral adquirida puntuará sobre un máximo de tres puntos: 0,4 puntos por año trabajado durante los cuatro primeros ejercicios profesionales, 0,2 puntos desde el cuarto al octavo y 0,1 los siguientes. Pero estos tres puntos también podrán obtenerse por la vía de la formación: a través del expediente académico con 2 puntos si se ha obtenido un sobresaliente, 1,5 si es notable o 1 si la calificación es de bien; o hasta 0,8 con un certificado oficial de idiomas.

Los interinos no tendrán, por tanto, ningún privilegio en las nuevas oposiciones del profesorado a no ser que se consensúe una nueva fórmula transitoria para ellos, pero la actual concluye en 2011 y todo hace pensar que no se prolongará más un sistema que ha dejado colgados a muchos docentes sin plaza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios