La cadena que consigue vida

  • La Coordinación de Trasplantes de Granada ha agradecido a todo el personal sanitario y fuerzas de seguridad que colaboran en el proceso de la donación de órganos

La Coordinación de Trasplantes de Granada agradeció ayer a todas las personas que colaboran con su trabajo en el proceso de donación-trasplante. En concreto, reconocieron la colaboración en la implantación del nuevo modelo de donación en asistolia que Granada aplica como experiencia piloto para Andalucía desde el mes de enero y que permite que se donen los órganos de personas fallecidas por parada cardiaca en su domicilio o la vía pública.

Una modalidad que ha permitido ya seis donaciones y ninguna negativa. Y en la que colabora mucha gente e instituciones: Policía Local y Nacional, 112, 061, forenses y personal del hospital desde seguridad y celadores hasta cirujanos, UVI y anestesistas, etc. Todo un engranaje que forma la "cadena de la vida", según definió ayer el coordinador sectorial de trasplantes, José Miguel Pérez Villares. "Estos seis donantes por asistolia han permitido que gente que no podía ver, vea, que no se amputen piernas y que personas en lista de espera por un riñón o un hígado salven sus vidas", dijo.

En esta donación por asistolia toda colaboración es poca teniendo en cuenta que hay que comenzar a operar antes de las seis horas desde que se ha detectado la parada cardiorrespiratoria.

Los primeros en llegar son los equipos del 061, que han cambiado su forma de actuar. "Cuando acudimos a un aviso por parada vamos a salvar lo primero una vida pero cuando llegamos a 30 minutos de reanimación sin pulso se para por fallecimiento. Ahora, si se ve que cumple el perfil de donante, no paramos y activamos el Código Alfa", explica Jorge Perálvarez. Continúan la reanimación hasta que llegan al hospital "y puede que hasta una hora sin parar, lo que supone un esfuerzo importante", matiza el médico Carlos Escobar. Ellos proceden a la evacuación del paciente y su traslado, para lo que avisan al 112, que activa a la Policía Local, Nacional o Guardia Civil para que escolte a la ambulancia y se llegue lo antes posible. "Se colabora con el fin de salvar vidas. Todas las dotaciones conocen el protocolo y cuando se activa es prioritario. Además de escoltar realizamos otras labores como localizar a las familias e incluso llevarlas al hospital", explica Miguel Gómez, jefe de la Policía Local de Granada. "Es una parte más del servicio humanitario y de auxilio que prestamos y es muy gratificante", comentan desde la sección de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, Julio Ros y José Rodríguez Ariza.

Mientras, los médicos del equipo de atención rápida (dos coordinadores de trasplantes, un cirujano vascular, un enfermero y un perfusionista) tienen que llegar al hospital -dejando cualquier actividad privada- en menos de 30 minutos.

Una vez que llega al Virgen de las Nieves el posible donante sigue la cadena. Hay que localizar a la familia mientras el paciente entra directamente en la UVI para mantener al máximo los órganos. Colaboran personal de UVI, para que haya disponibilidad de camas y quirófano, de atención al usuario, enfermeros y forenses. "Era reticente a que funcionara esta donación por la compleja estructura judicial al obtener las autorizaciones cuando hay un cadáver judicial porque hay que garantizar que la extracción no interfiera en la posible investigación. Pero todo está saliendo bien y estoy muy satisfecho", dice el forense José de la Higuera.

Todo un protocolo que consigue pasar con el máximo respeto del dolor de la muerte a la alegría de la vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios