Un músico callejero se enfrenta a la Policía al ser denunciado por tocar sin permiso

  • El hombre fue detenido por "atentar contra la autoridad" y se le ha abierto expediente administrativo por la Ordenanza de la Convivencia · Tanto él como uno de los agentes resultaron heridos en la pelea

Comentarios 11

La Policía Local habla de "atentado contra la autoridad" y "actitud chulesca", mientras que SOS Racismo considera "abusiva" y "represiva" la actuación policial. El caso es que un músico callejero que responde a las iniciales B.N.A., de 32 años y origen israelí, fue detenido el pasado lunes en el transcurso de un enfrentamiento con la Policía Local, en el que tanto él como uno de los agentes resultaron heridos.

Según el portavoz de la Policía Local, Juan Manuel Fernández, los agentes acudieron en la tarde de ayer a la Plaza Larga del Albaicín, requeridos por varios vecinos y comerciantes, que alertaron al 092 de las "molestias" que ocasionaba el músico callejero con la guitarra.

Una vez allí, pidieron al hombre que se identificara, al tiempo que le solicitaron el permiso necesario para tocar en un lugar público, tal y como requiere la Ordenanza de la Convivencia.

Sin embargo, Fernández asegura que "sólo recibieron insultos y amenazas" por parte del artista callejero que, tras ser avisado de que iba a ser multado por incumplimiento de la normativa municipal, "agredió a uno de los agentes en la mano", haciéndole una lesión que requirió de asistencia sanitaria en el Clínico.

"Se resistió, intentó marcharse y actuó con agresividad, por lo que los agentes optaron por reducirle con la menor fuerza posible para detenerlo", indicó.

Además, durante el enfrentamiento también fue detenida una mujer que "insultó a los agentes por supuestamente agredir al joven", sin embargo la Policía asegura que cuenta con "varios testigos" -vecinos y comerciantes de la zona- que se han ofrecido a testificar ante un juez para defender la labor desarrollada por los agentes.

De esta forma, el hombre fue detenido por "atentar contra la autoridad" y denunciado en base a la Ordenanza de la Convivencia.

Sin embargo, SOS Racismo considera que, precisamente acogiéndose a esta normativa municipal, la Policía Local ha intervenido "de forma violenta" al quitarle el instrumento y al "agredirle físicamente". Además, señala que testigos que estaban en la plaza exigieron a los agentes "que dejaran de utilizar la fuerza" con "una persona indefensa".

"Desde SOS Racismo denunciamos la actuación represiva y abusiva por parte de los agentes del orden, y reclamamos al Defensor del Ciudadano, al alcalde y a todos los poderes políticos que actúen ante reiterados hechos y no permitan más agresiones ni detenciones a personas inocentes por parte de la Policía Local", señaló ayer la ONG. Al respecto, el portavoz del cuerpo policial valoró que SOS Racismo "está desde el principio en contra de la ordenanza y por eso nos ataca a nosotros".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios