Casi 800 calles de la capital superan de noche el nivel de ruido permitido

  • Los distritos Beiro, Chana y Ronda son los que soportan mayores niveles acústicos nocturnos · El Ayuntamiento pretende rebajar en 5 puntos el ruido medio de la ciudad, cifrado en 61,8 decibelios

Comentarios 2

El 34,9 por ciento de las calles de la capital superan por la noche los niveles de ruido establecidos por la Unión Europea, lo que implica que en 781 calles de la ciudad se superan los 55 decibelios. Los vecinos del distrito Beiro, Chana y Ronda son los que soportan mayor ruido nocturno. Y es que más del 50 por ciento de sus calles registran niveles poco recomendables por la Unión Europea. Los datos más optimistas se registran por la tarde, cuando sólo 412 calles de la ciudad (el 18,4 por ciento) superan el límite legal de ruidos.

Ronda es, con diferencia, el distrito en que hay un mayor porcentaje de personas expuestas a niveles poco recomendables: el 40 por ciento de los vecinos sufre esta situación, mientras que durante el día Norte y Zaidín son los distritos en los que la población está menos afectada por la contaminación acústica.

El investigador principal del proyecto del mapa de ruidos, Diego Pablo Ruiz, explicó ayer que los datos que se desprenden del minucioso estudio son más satisfactorios de lo que se esperaban. De hecho el nivel medio de ruido que soporta la ciudad durante el día (61,8 decibelios) no alcanza el límite europeo, establecido en 65 decibelios.

"Ninguno de los distritos supera estos niveles. Incluso los que registran más ruidos como Beiro, Chana y Ronda, se quedan por debajo al hacer la media del nivel sonoro de todas sus calles", argumentó la concejal de Medio Ambiente, María Dolores de la Torre, quien no negó que en puntos concretos de la ciudad se rebasen los límites.

La Avenida de la Constitución, Gran Vía, el Camino de Ronda y Pedro Antonio de Alarcón son las vías más ruidosas de toda la ciudad con más de 70 decibelios, un nivel que equivaldría al sonido generado en una oficina ocupada sin interrupción.

Para elaborar el mapa de ruidos de la ciudad han sido necesarios tres años de trabajo. Ocho sonómetros fijos instalados en cada distrito de la ciudad y cinco móviles han permitido medir durante los 7 días de la semana los niveles de ruido en 54 puntos, obteniendo de cada punto 10.080 datos. La Unidad de Acústica Física y Ambiental de la Universidad de Granada ha sido la encargada de elaborar el documento. Al frente del equipo ha estado el investigador principal, Diego Pablo Ruiz, el coordinador, Jerónimo Vida y dos investigadoras: Susana Serrano y Otilia Herrera. Junto a ellos 15 colaboradores y dos informáticos han hecho posible el mapa, que ha tenido un coste de 400.000 euros. "Los datos son más favorables de lo que esperábamos porque disminuyen en seis decibelios los datos que la Junta de Andalucía tomó en 1998", explicó la concejal de Medio Ambiente, María Dolores de la Torre, quien declaró que los números del ruido en Granada son mejores que los registrados en Málaga. Y puso un ejemplo: la media de decibelios en la capital de la Costa del Sol de día es de 67,3, mientras que en Granada es de 59,2. De noche Málaga registra 64,1 decibelios y Granada 51,7.

Para que no se quede en una mera sucesión de datos, el mapa de ruidos irá acompañado de un plan de actuación con el que se intentarán reducir en cinco decibelios los valores actuales. No será una labor fácil. Primero habrá que actuar sobre el tráfico, principal fuente de ruido. El Ayuntamiento confía en que el metro y el tranvía permitan mejorar los niveles de ruido de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios