Un calor que quita el sueño

  • Las temperaturas se resisten a bajar por la noche, lo que provoca que más de uno haya tenido que recurrir a dejar el ventilador o el aire acondicionado en marcha para dormir

A falta de unas horas para que llegue el verano de forma oficial, no son pocos los que han advertido el inusual calor registrado en la provincia, sobre todo en la capital y en el Área Metropolitana, durante las noches de junio. Los datos registrados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) corroboran que las mínimas de las últimas noches han sido inusualmente altas, lo que ha provocado que más de uno haya tenido serios problemas para conciliar el sueño en medio del sopor provocado por el calor.

A lo largo del mes de junio ya se han registrado tres noches de las denominadas 'tropicales', en las que las mínimas se han resistido a bajar de los 20 grados y, por lo tanto, dormir ha resultado más que complicado, aunque la incidencia de este fenómeno varía en función de la persona.

Según Fausto Polvorino, meteorólogo del centro de Aemet en Málaga, "lo más reseñable del mes que es se han registrado ocho noches consecutivas con mínimas nocturnas superiores a la media", una concatenación poco frecuente que ha dejado su huella en forma de ojeras.

Porque si elevadas han sido las temperaturas diurnas de las últimas fechas -que lo han sido-, más destacable es que en la madrugada del pasado día 18 se registrara una mínima de 20,7 grados. Fue el colofón a una complicada semana para los insomnes, ya que en la noche del 14 también se rozaron los 20 grados y en la del 16 el termómetro no bajó de los 19,4.

Estos registros están muy por encima de la mínima histórica registrada por Aemet en la estación ubicada en el Aeropuerto de Granada, los cinco grados con los que la capital tiritó la noche del 14 de junio de 1977. En aquel año se marcó la media más baja desde que se utilizan estos baremos (1971), apenas diez fresquitos grados que ahora serían una auténtica bendición.

Sin ir tan lejos en el tiempo, la media de los últimos años afirma que estamos un grado por encima de lo que sería normal en estas fechas: la media de lo que va de junio es de 13,9, mientras que el promedio realizado con los registros que van de 1971 hasta 2000 es de 12,9, exactamente un grado menos.

Y si las temperaturas nocturnas invitan a pasar la noche al raso o a dar largos paseos por Plaza Nueva, las diurnas de las últimas jornadas directamente obligan a huir del sol y buscar cobijo en el aire acondicionado y el ventilador. El título de día más caluroso del mes recayó en el 12 de junio, cuando el termómetro marcó 37,9 grados, lejos aún del récord marcado el 27 de junio de 2004, con un registro de 41,5.

"En lo que va de mes la media es de 30,8 grados, por encima de lo normal que son 30 grados", explica Polvorino, que, aunque advierte que los vaticinios a largo plazo no son fiables, confía en que el calor dé una tregua a partir del próximo lunes, "con una bajada de entre tres o cuatro grados".

En cuanto a la media de temperaturas, también este parámetro indica que hace más calor que en años anteriores. "La media del mes está por encima de lo normal, 22,3, ya que el histórico es de 21,4", explica el meteorólogo.

Los motivos que explican este aumento de temperaturas, según Polvorino, es "la entrada de una corriente de aire del sur", que fundamentalmente se ha dejado sentir por la noche y en los municipios del interior de la provincia, "sobre todo el Loja", y en el valle del Guadalquivir. Se salvan de la norma los municipios de la Costa granadina, "en los que aunque los días son agradables sí se ha notado que las noches son más cálidas", asevera el experto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios