El fin de la campaña del olivar lastra la creación de empleo en Andalucía

Suele pasar, pero no por ello es menos noticia. Cuando acaban algunas campañas agrarias -especialmente la del olivar- Andalucía pierde fuelle en lo laboral, del mismo modo que lo gana cuando están en plena efervescencia. Este mes de febrero se ha notado mucho que la recogida de la aceituna ya ha terminado, y esa es la causa de que la comunidad siga un camino diferente al español: 7.473 nuevos desempleados en la región frente a los 6.280 menos a nivel nacional; y, lo que es peor, 488 afiliados más en el sur en febrero (algo es algo) pero 81.483 nuevos ocupados en el conjunto de España, una cifra abrumadoramente superior.

Y la causa única y exclusiva de ello es la agricultura, que contabiliza 8.991 parados más en febrero respecto a enero y 19.828 afiliados menos. Sólo una provincia, Jaén, cambia la estadística, ya que 20.481 personas dejaron de estar empleadas en esa provincia en febrero. Otras zonas olivareras como Córdoba y en menor medida Granada sufren mucho menos, con una pérdida de 1.603 y 660 afiliados, respectivamente. Curiosamente, el desplome en la agricultura hubiera sido mayor sin la fresa. Y es que Huelva crea 12.507 empleos en plena campaña, aunque hay que tener presente que lo mismo que suman ahora restarán después.

En un año, la evolución es aún muy buena: 50.000 parados menos y 100.000 afiliados másLa fresa palía algo los malos datos agrarios y hostelería y construcción se comportan muy bien

Sin el factor agrario, la marcha del mercado laboral andaluz sigue siendo buena o incluso muy buena. En el resto de sectores baja el paro: en la industria en 407, en 626 en construcción y en 3.212 en servicios; y sube en el colectivo sin empleo anterior, en 2.727, un dato que indica la expectativa de encontrar trabajo en la primavera. De hecho, y en cuanto al empleo, Málaga (3.965) y Cádiz (3.095) suman afiliados de manera significativa, lo que indica una temporada turística cada vez más larga. La hostelería, de hecho, genera 4.655 ocupados más en un mes de febrero en Andalucía, un buen síntoma. También repunta fuerte la construcción, con 6.123 trabajadores nuevos, igual que la educación, con 3.878, mientras que la sanidad y los servicios sociales reducen personal: 4.522 menos.

En la evolución anual Andalucía va bien, al menos en los grandes números (otra cosa son los sueldos o la temporalidad). Así, reduce el paro en 50.888 personas entre febrero de 2017 y febrero de 2018, un dato que es peor que el del año anterior, cuando abandonaron el desempleo 93.638 personas en un año. La reducción del paro, pues, se desacelera pero sigue siendo muy sustancial. Y la afiliación, sin embargo, acelera aún más, con 101.433 ocupados más en un año, una cifra mayor que la de 2017 (95.891) y que marca el mayor avance en los años de la recuperación, sólo superado por 2006, con 138.889 empleos nuevos.

A nivel nacional, los 81.483 empleados nuevos en febrero suponen el mejor dato en ese mes de los últimos tres años, lo que deja el número total de ocupados en 18.363.514. En un año, el sistema suma 615.259 afiliados, lo que representa el mejor registro en un mes de febrero en once años. La evolución del empleo en febrero se explica por la creación de empleo en educación (32.013 ocupados), hostelería (21.312), construcción (21.015). Asimismo, el número de parados disminuyó en febrero en 6.280 personas respecto al mes anterior y en 280.628 personas respecto a un año antes, lo que deja el número total en 3.470.248.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios