El cáncer de mama aumentará en España, según un experto de la UGR

  • El investigador Nicolás Olea ha asistido a la presentación de un informe europeo que denuncia el vínculo entre la exposición a productos químicos y la enfermedad

La incidencia del cáncer de mama en España seguirá aumentando en los próximos años antes de estabilizarse o empezar a disminuir, frente a la situación en algunos países del norte de Europa donde comienza a remitir, según dijo ayer el profesor de la Universidad de Granada Nicolás Olea.

El experto, que asistió a la presentación de un informe europeo que denuncia el vínculo entre la exposición a ciertos químicos y el cáncer de mama, explicó que España ha sido hasta hace poco "un paraíso", al igual que el resto de países del sur de Europa, que tenían muy pocos casos frente a los nórdicos.

No obstante, "poco a poco se van igualando cifras y cuando los del norte empiezan a estabilizarse o a descender en número de casos, España sigue creciendo".

Según este experto, "los cambios de hábitos en el país, aunque sólo sea los reproductivos, van a dar todavía picos de incidencia hasta que la situación se normalice o regule".

Los dos factores que explican el aumento de los casos en España son el incremento de las mujeres de mayor edad y la aplicación de la terapia hormonal sustitutiva peri o postmenopáusica, explicó.

Olea añadió que la reducción de ese tipo de terapia "ha tenido un beneficio enorme" en los países que han dado el paso, e indicó que "las malas lenguas" aseguran que la remisión de los casos se debe más a ese factor que a las campañas de diagnóstico precoz.

El informe presentado ayer, llevado a cabo por el profesor Andreas Kortenkamp del Instituto de Farmacia de la Universidad de Londres, denuncia el vínculo que existe entre la exposición a las sustancias químicas que producen desarreglos hormonales y el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

El estudio pide a la UE que aplique un nuevo enfoque para determinar la manera en que la exposición a las sustancias químicas puede favorecer el desarrollo de esa enfermedad. Exige que se tengan en cuenta dos factores: el cóctel de sustancias químicas al que la población está expuesta y el momento de la vida en que tiene lugar la exposición. Olea, quien ha colaborado con el autor del informe en varios proyectos, explicó que "es ingenuo seguir haciendo estudios de asociación de un compuesto químico con cáncer de mama, ya que la gente no está expuesta a un sólo compuesto sino a un cóctel de compuestos que probablemente actúa a través de un mecanismo común".

Más de 200 científicos internacionales han firmado desde 2005 la Declaración de Praga, texto que pone de relieve la preocupación por los riesgos sanitarios ligados a productos químicos de uso diario. En los últimos veinte años el cáncer de mama ha progresado de manera espectacular en Europa. Según los expertos, una de cada diez mujeres europeas desarrollará esa enfermedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios