La candidatura del acelerador busca ahora el acuerdo con Japón

  • El proyecto para acoger el Ifmif-Dones quiere conseguir la máxima implicación de la Unión Europea

Prototipo de acelerador en Rokassho (Japón). Prototipo de acelerador en Rokassho (Japón).

Prototipo de acelerador en Rokassho (Japón). / g. h.

La candidatura europea para albergar el acelerador de partículas Ifmif-Dones en Granada trabaja para afianzar lazos de colaboración con Japón, donde existe un prototipo, y en la búsqueda de fondos estructurales que posibiliten su posible construcción en el municipio de Escúzar "cuando antes".

El director técnico de la candidatura española, Carlos Alejaldre, informó ayer de que, tras el paso importante dado el pasado diciembre con la conformación de un proyecto europeo al sumarse la de Croacia, ahora se trabaja "afianzar" la iniciativa granadina. Para consolidar la candidatura europea de Granada, explicó, se han iniciado conversaciones con Japón, donde existe ya un prototipo en el campo de la fusión en el precisamente España colabora junto a otros países de su entorno de forma activa.

Comienza la búsqueda de fondos estructurales necesarios para poder financiar el proyecto

El objetivo, añadió, es la que la propia Comisión Europea se implique de lleno en esos contactos que hagan posible que la construcción del acelerador en Granada pueda convertirse en una realidad "cuanto antes".

Por otra parte, de forma simultánea, también se va trabajar junto a la Universidad de Granada, que participa en la candidatura junto a otras instituciones públicas, para conseguir los fondos estructurales necesarios para la financiación del proyecto. Para avanzar en esta tarea se creó la Oficina de Fomento del IFMIF Dones (OFID) que coordina Antonio Peña, profesor de Ingeniería Civil de la Universidad de Granada, con el objetivo de comenzar a trabajar en el papeleo que requerirá la petición de los fondos europeos para la construcción del acelerador, un proceso administrativo que "puede durar más de un año", según informan desde la candidatura granadina.

La infraestructura pretende servir para investigar y desarrollar los materiales con los que se construirán los futuros reactores de fusión y se prevé que el Ifmif-Dones tenga una vida útil de más de 30 años, según informó en su momento el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

En los plazos dados a conocer se prevé que la firma final del proyecto se produzca en 2019. La redacción podría prolongarse durante dos años, la construcción del complejo en Escúzar entre 8 y 10 años y la fase de explotación se calcula que dure unos 40 años, aunque podría prorrogarse.

El IFMIF Dones es la gran apuesta de futuro para Granada de las instituciones, que han hecho un frente común para conseguir un proyecto que, según el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), supondría más de 9.000 empleos al año y un impacto en el PIB de 221 millones sólo en su etapa de construcción. Además, la operación de mantenimiento del acelerador de partículas supondría más de 340 millones de euros en contratos nacionales, de los que aproximadamente el 70% se contrataría a nivel local, según se especificó en las jornadas convocadas por el CDTI.

El próximo paso será terminar de convencer a la Unión Europea para que apueste sin fisuras por el proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios