La capital pasa el plazo legal sin inscribir sus calles en el Registro

  • La jefa de Urbanismo encargada asegura que han empezado los trámites pero que no hay ni recursos ni medios para que todos los bienes municipales sean registrados

Comentarios 3

Las calles, plazas y demás espacios públicos de Granada no aparecen en el Registro de la Propiedad a nombre del Ayuntamiento de la ciudad, pese a que existe un mandato legal para que así sea y ya se ha cumplido el plazo máximo que se había otorgado a los municipios para llevar a cabo esta tarea, en el caso de no tenerla desarrollada ya.

El Servicio de Patrimonio de la Gerencia de Urbanismo ha comenzado este año a abordar esta tarea, que tenía que haber estado finalizada el 4 de febrero pasado, que fue el plazo máximo otorgado a los ayuntamientos cuando la Ley del Patrimonio de las Administraciones Públicas de 2003 obligó a los municipios a inscribir en el Registro todos sus bienes. Han pasado cinco años, y en Granada la situación es casi la misma.

La concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, explicó que este incumplimiento es un problema generalizado de casi todos los municipios porque la inscripción en el Registro "cuesta mucho dinero y no tenemos fondos para eso".

La funcionaria responsable de este servicio de Urbanismo advirtió en un reciente informe de que, pese a que han empezado los contactos con el Registro y el Catastro, el Ayuntamiento no ha librado recursos ni medios para llevar a cabo el mandato legal.

La Ley de Patrimonio prevé una reducción sustancial de los aranceles de inscripción cuando se trata de administraciones públicas.

La mayoría de los bienes patrimoniales del Ayuntamiento de Granada -los que se pueden comprar o vender, como edificios o parcelas- sí están inscritos en el Registro a su nombre. Pero casi todas las calles, plazas, jardines y demás bienes demaniales no aparecen registrados.

Por decisión propia, el Servicio de Patrimonio ha iniciado los preparativos para esta tarea que, como su responsable indica, "no será fácil ni corta". Se han realizado las primeras gestiones con los órganos competentes para facilitar los procesos de inscripción de los bienes no registrados.

La tarea consiste ahora en delimitar los ámbitos de la ciudad, utilizando la división de distritos, y teniendo en cuenta que tengan en común características morfológicas. Con esta referencia se definen los espacios públicos contenidos en esos ámbitos (sobre todo el viario) para inscribir esos bienes por grupos.

Parte del trabajo que esta tarea de inscripción conlleva es todo el dibujo de las zonas afectadas o la definición de todos los linderos, antecedentes y títulos de posesión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios