Granada

La capital vuelve a perder peso en favor del Cinturón

  • El último padrón indica una caída de 2.454 habitantes en la provincia

  • Mientras que Granada se queda con 1.988 vecinos menos que en 2015, buena parte de los municipios del Área Metropolitana repuntan

Transeúntes en el centro de la capital granadina. Transeúntes en el centro de la capital granadina.

Transeúntes en el centro de la capital granadina. / álex cámara

La ciudad de Granada mantiene su sangría demográfica tras constatarse que a lo largo del año 2016 su padrón municipal perdió 1.988 habitantes más, continuando la tendencia marcada desde hace un lustro. La revisión anual del padrón publicada recientemente por el Instituto Nacional de Estadística (INE) -tras recibir el visto bueno del Consejo de Ministros y publicarse en el BOE- tampoco aporta datos positivos para el conjunto de la provincia granadina que a fecha del 1 de enero del presente año 2017 tenía una población de derecho de 912.938 personas, es decir, 2.454 menos de los que había doce meses antes.

Esta bajada del padrón provincial viene motivada por el hecho de que hasta 128 de los 172 municipios de la provincia vieron descender su número de habitantes durante el año pasado, mientras que en 44 la tendencia fue la contraria. Además de la bajada de vecinos en la capital granadina también se constata una alarmante caída de la población instalada en los núcleos rurales, aunque con excepciones.

De los municipios grandes provincia, es decir, los que superan los 20.000 habitantes, esta última revisión del padrón confirma que Maracena, Las Gabias y Armilla se mantienen al alza, mientras que Almuñécar, Baza, Loja y Motril perdieron vecinos. En el caso de la Costa granadina, la localidad sexitana perdió 262 habitantes con respecto al padrón anterior. En cuanto a Motril, el movimiento al alza fue mínimo, de apenas 52 residentes más que en 2015. Loja, por su parte, perdió 172 habitantes con respecto al año anterior. La mista tendencia se repitió en otro de los grandes municipios de la provincia, Baza, que perdió 14 vecinos para quedarse en 20.642. En el otro lado, las localidades más pobladas del Cinturón repuntaron en mayor o menor porcentaje. Así, Armilla pasó de 23.901 vecinos a 24.028; en Las Gabias se repuntó de los 20.012 habitantes a los 20.329; mientras que Maracena ganó otros apenas doce residentes hasta quedarse en 22.071 maraceneros.

En líneas generales, esta última revisión del padrón da el mismo titular que en los últimos años porque lo más llamativo sigue siendo la caída sin frenos de la población residente en la ciudad de Granada en favor del Cinturón. Así, la capital de la provincia tenía oficialmente el 1 de enero de este año una población de derecho de 232.770 habitantes, cuando en 2011, sólo por poner un dato comparativo, eran 240.099. En apenas un lustro, el que va desde 2011 a 2016, la ciudad ha perdido 7.329 vecinos. El dato actual es el más bajo de la serie histórica publicada por el INE, que se remonta a 1996.

Este repaso al padrón deja una lectura evidente para la población granadina y es que nadie sabe cuánto tiempo más va a seguir perdiendo vecinos la ciudad. Esta tendencia tiene repercusiones en aspectos relacionados con la gestión de los servicios, por ejemplo, educativos. La planificación educativa tiene uno de sus asientos, precisamente, en la población residente y en el número de nacimientos. La tendencia, además, parece coger velocidad en los últimos años. 2011 marcó el punto más alto de la gráfica en lo que va de década. Un año después se 'perdían' 1.982 habitantes en la capital. Los sucesivos años los números del padrón variaron a la baja en torno al millar de vecinos, pero en la comparativa de los dos últimos padrones se establece un descenso de 1.988 habitantes.

Con estos últimos datos oficiales conocidos ayer, actualmente la capital granadina es ya la cuarta ciudad de Andalucía en número de habitantes. Desde un panorama nacional, Granada ha bajado y ya es también la decimoquinta capital de provincia de todo el país, según el padrón.

En lo referente al resto de la provincia, se pueden hacer lecturas diferentes entre los municipios considerados medianos y pequeños del territorio granadino. Los pertenecientes al Cinturón han tenido, en una proporción importante, un incremento poblacional. Así ocurre, por ejemplo, con Albolote, que se sitúa en los 18.660 habitantes muy cerca del umbral de los 20.000. Su crecimiento porcentual con respecto al padrón del año anterior es del 0,8%. El doble crece la localidad de Atarfe, que ha pasado de 18.092 vecinos a los 18.392, lo que supone un crecimiento del 1,6% en un año. Otro repunte notable es el experimentado por Churriana de la Vega, que crece un 2,4% para situarse en los 14.556 habitantes de pleno derecho. Huétor Vega también ha visto mejorar sus números del padrón municipal. Los datos indican un crecimiento del 1,1% hasta los 11.904 habitantes. En cuanto a otros crecimientos destacados en el Cinturón, cabe reseñar Ogíjares, que pasa de 13.718 vecinos a 13.848. Otros crecimientos, más moderados porcentualmente, se dan en otros municipios del Área Metropolitana, como Pulianas (25 vecinos más), La Zubia (61 habitantes más), Monachil (34), Chauchina (69) o Cenes de la Vega (31 vecinos más).

Por el contrario, la radiografía demográfica de los municipios granadinos más pequeños es totalmente opuesta. Agrón pierde 9 vecinos para quedarse en 290; en Beas de Guadix también cae la población y el padrón indica que cuenta con 345 habitantes; en Cáñar se quedan con 348 tras un descenso del 8,1% (el más notable, proporcionalmente, de la provincia); en Dúdar pierden un 7% para pasar de los 347 a los 323 vecinos; Gobernador cae un 6,2% y pasa de los 262 a los 246 habitantes; mista tendencia en Huélago (395 empadronados), Juviles (que pierde cuatro para ser 144), Lobras (148), Polícar (228), Soportújar (que pierde 11 y se queda con 266) o Turón (253 vecinos tras perder uno con respecto al padrón del año anterior). Juviles, el municipio más pequeño, pierde cuatro vecinos para pasar de 148 a 144.

Pese a esta situación generalizada en los municipios más pequeños, también los hay que han conseguido sumar vecinos en el último ejercicio. Es el caso de Rubite, que gana cinco para llegar a los 382, Pampaneira (suma 6), Lugros (otros 7 vecinos más), Ferreira (con 2 más ya son 305), Carataunas (uno más para llegar a los 179), Capileira (que llega a los 559 tras el repunte más notable de la provincia, un 7%), Busquístar (2 más para ser 278 empadronados) o Bubión, que supera la barrera de los 300 tras ganar 7 habitantes con respecto al padrón anterior.

Otros ni crecieron ni menguaron. Calicasas (619 vecinos), Cástaras (244) y Huéneja (1.156) mantuvieron el mismo número de habitantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios