Los carteros se ponen de huelga para exigir la modernización del servicio

  • Los sindicatos se movilizarán en mayo si no se actúa para garantizar el empleo en la empresa pública

Los sindicatos CCOO, UGT, CSIF y Sindicato Libre anunciaron ayer movilizaciones en Correos de Granada, que se iniciarán en mayo de forma gradual y creciente en el tiempo, sin descartar la huelga general. Y ello, ante la ausencia clara de iniciativas del Gobierno para garantizar la viabilidad de esta empresa pública y del servicio que presta a miles de granadinos. Según denunciaron ayer los sindicatos el recorte de dos tercios en la financiación del Servicio Postal Universal en 2017 y el bloqueo por parte del Gobierno del Plan Estratégico, que ha supuesto hasta ahora la destrucción de 300 puestos de trabajo en la provincia podría conllevar la pérdida de 500 más, si el Gobierno sigue sin financiar este servicio público, y ante la implantación de un modelo de empleo precario, con un peso cada vez mayor de la contratación temporal y a tiempo parcial.

Los representantes sindicales denunciaron que se está produciendo una privatización encubierta de Correos. Sobre esto, destacaron que el recorte afecta no sólo a la plantilla, sino también a la ciudadanía. Así, señalaron que no solo es un problema laboral, sino también social, porque "se está recortando el derecho de la ciudadanía a enviar y recibir cartas a diario a un precio razonable".

Por ello, reclamaron al Gobierno que dote a Correos de recursos suficientes y que se haga una apuesta por la diversificación, entrando de lleno en la paquetería, los servicios financieros o la restitución del Banco Postal, que a juicio de los sindicalistas es la gran cuenta pendiente de Correos, así como la aprobación de un Plan Estratégico que Hacienda, propietario de la empresa pública, mantiene bloqueado y que impide su modernización y adaptación a la actual realidad del sector. Este plan, señalaron, permitiría convertir a Correos en una empresa logística, para poder acceder a ese nicho de mercado frente a la caída de la carga de trabajo de la carta tradicional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios