Más de un centenar de niñas, en riesgo de sufrir mutilación genital

  • Son menores de 14 años nacionales de países en los que se practica la ablación

  • La Fundación Wassu ha elaborado un mapa

Un total de 118 niñas están en riesgo de sufrir la mutilación genital femenina en la provincia de Granada. Diversas ONG alertaron recientemente de que en España viven casi 70.000 mujeres procedentes de países donde se practica la mutilación genital femenina, y de ellas más de 18.000 son menores de 14 años, por lo que han hecho un llamamiento para concienciar sobre una de las formas "más graves de la violencia de género". En el caso de la provincia, en Granada viven 587 mujeres procedentes de países donde se realiza esta práctica, de las que 118 son menores de 14 años. Se trata de una cifra notablemente superior a la que se indicó en 2014, cuando se calculó que las niñas en riesgo en Granada eran 73. Los datos a conocer ahora se han elaborado con información del padrón de población con fecha de 1 de enero de 2016.

La Fundación Wassu, dependiente de la Universidad Autónoma de Barcelona, ha sido la encargada de nuevo de elaborar un mapa de la mutilación genital femenina, un documento en el que se señala la población en riesgo tanto por provincias como por ciudades. En el caso de Granada, la capital aparece como el cuarto municipio en el que hay más mujeres procedentes de países en los que se mantiene esta práctica (348), por detrás de Málaga (1.325), la localidad almeriense de Roquetas de Mar (1.018) y Sevilla (820). En cuanto a las niñas que viven en la capital granadina y que figuran como población de riesgo, se contabilizan 62 crías de entre cero y 14 años. Son diez más que en el balance de 2014.

A nivel mundial, casi 3 millones de niñas son sometidas a la ablación cada día, y 30 son susceptibles de serlo en la próxima década, indicaron distintas organizaciones con motivo del Día Internacional de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina, que se celebra el 6 de febrero.

En total, 200 millones de mujeres y niñas soportan ya las cicatrices y otras graves secuelas físicas y psicológicas derivadas de esta práctica, consistente en la extirpación de tejido de cualquier parte de los genitales femeninos por razones culturales, religiosas u otras no médicas.

Concentrada principalmente en 29 países de África y de Oriente Medio, la ablación se ejerce también en otros de América Latina y Asia, y persiste en poblaciones emigrantes que viven en Europa Occidental, Norteamérica, Australia y Nueva Zelanda.

Se trata de una de las "más graves manifestaciones" de la violencia de género, lamentó Médicos del Mundo, ONG que centra sus esfuerzos en la prevención y concienciación de las madres y padres procedentes de esos países que residen en España, donde tiene en marcha proyectos en nueve comunidades autónomas.

El año pasado, atendió a 658 personas, sobre todo de nacionalidad nigeriana, senegalesa y gambiana, y organizó más de 600 talleres grupales y 270 actividades educativas.

En España viven 69.086 mujeres originarias de países en los que está extendida esta práctica, de las que 18.396, el 16%, son menores de 14 años, según los datos de la Fundación Wassu de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Desde Plan Internacional, que trabaja sobre el terreno en 29 países para fomentar la sensibilización en las propias comunidades, instaron a los gobiernos, instituciones y organismos internacionales a que "pongan fin a esta violación de los derechos humanos".

Cruz Roja Española, que en colaboración con Cruz Roja de Mali y la Agencia Española para la Cooperación Internacional y el Desarrollo (AECID) desarrolla actividades dirigidas a informar y concienciar sobre los riesgos de esta práctica en Mali, además de prestar asistencia sanitaria y psicosocial, recordó que la mutilación genital femenina atenta contra dos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que deben cumplirse antes de 2030.

Wanawake Mujer, que quiso poner voz a la esperanza con la campaña "No quiero ser cortada", en la que cinco niñas de Kenia muestran cómo han podido decir no a esta práctica, ha instado a la sociedad española a "formar parte del cambio, liderando la lucha contra la violencia de género en todas sus formas".

El Proyecto Esperanza de las Religiosas Adoratrices recordó el 71 % de las víctimas son mujeres y niñas y muchas acaban inmersas en las redes de trata, motivo por el que ha lanzado la campaña Sembrar Igualdad y Derechos para visibilizar la forma en que las distintas violencias de género se suceden y se interrelacionan entre sí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios