Cuatro centros provinciales trabajan en la reinserción de 170 toxicómanos

  • Las personas que acuden a ese servicio consumen mayoritariamente alcohol y cocaína y muchos de ellos comparten el tratamiento con el de salud mental

Los centros de día del Servicio Provincial de drogodependencias atendieron el año pasado a unas 170 personas en sus cuatro centros -dos en Granada, uno en Motril y otro en Baza- de los que el 98 por ciento eran hombres de entre 25 y 50 años. El dato no quiere decir que las mujeres no consuman drogas, pero necesitan menos de este recurso ya que "tienen mayores grados de socialización que los hombres" y no están en situación de aislamiento como la mayoría de los drogodependientes varones, según la vicepresidenta primera de la Diputación y diputada de Integración Social, Juana María Rodríguez Masa.

La diputada aseguró que en los centros de día se trabaja con programas socioeducativos específicos destinados a "la recuperación e incorporación social de estas personas". En ese servicio se atiende a personas que son consumidores activos, a los que están en tratamiento de metadona o a aquellos que han tenido serios problemas de adicción al alcohol y a la cocaína, principales drogas de los usuarios de los centros de día. Rodríguez Masa afirmó que las principales carencias de los drogodependientes de los centros son su "vida sedentaria, fuerte sensación de soledad debido a la ausencia de amigos, pareja e incluso familiares y que atraviesan por momentos personales especialmente débiles".

Los centros de día se plantean tres estrategias de reincorporación social para los usuarios del servicio. La primera de ellas va encaminada a la "reducción de daños y riesgos" de consumidores activos de droga. El segundo nivel sería para aquellos usuarios que son capaces de mantener una "abstinencia mínima" que necesitan, explicó la diputada de Integración Social, "del aprendizaje de habilidades y estrategias en un contexto normalizado para la evolución favorable en el tratamiento". Por último, los centros de día también se ocupan de "personas con un estilo de vida normalizado" que, a pesar de ello, tienen problemas concretos como la búsqueda de empleo. Para ello, se les ofrece "aprendizajes y entrenamientos específicos en dichas áreas".

Según explicó el director del Centro Provincial de Drogodependencias, Antonio Torres Sánchez, entre esos "entrenamientos específicos" estaría, por ejemplo, enseñar a los usuarios a un uso efectivo de los buscadores de internet con el fin de "encontrar ofertas de trabajo o para actividades de ocio".

Torres explicó que muchos de los usuarios son "personas muy deterioradas o que han salido de la cárcel" con una experiencia previa de vida sin drogas pero ajenos a los recursos educativos, culturales o sociales. Por ello, subrayó que la experiencia de los usuarios es la de "aterrizar en un planeta que desconocen".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios