Un chequeo por la vuelta al 'cole'

  • Los pediatras viven un mes de septiembre de temporada alta por las consultas de los padres, que quieren revisar el estado de salud de sus hijos antes de que comience el curso y pueda agravarse algún problema

Las consultas de los pediatras pasan un mes de septiembre de temporada alta, casi de overbooking. Como en el turismo hay fechas con un mayor número de visitas, estos especialistas tienen unos meses con una demanda muy superior a otros. Y uno de ellos es septiembre, según confirma el pediatra del centro de salud Gran Capitán Víctor Bolívar. "Con la vuelta al 'cole', los padres suelen hacer una visita obligada antes de que comience el curso para ver el estado de salud de sus hijos y si necesitan algo". Lo que se dice un chequeo rápido para evitar que algún problema le pueda afectar en el seguimiento del curso escolar o se pueda agravar durante los estudios o su etapa en el colegio o guardería.

Y hay unos puntos claves que son los que se revisan.

Vista: Lo que se busca es detectar si el niño tiene un déficit de visión que le pueda alterar su rendimiento en el colegio y por tanto necesita gafas para corregirlo. "Lo habitual es hacer estas revisiones a los cinco años, aunque si en casa los padres ya tienen algún problema puede ser antes", destaca Bolívar. El protocolo es derivar al menor al oftalmólogo o a la óptica directamente para que le evalúa la visión. Lo más común es la miopía y el astigmatismo. "Hay veces que los maestros también los derivan a revisión médica porque ven en el desarrollo del curso que el niño no ve bien la pizarra o no lee o escribe bien".

Pies: Otro problema para los niños puede ser el pie plano o el dolor en el talón. El pie cavo no existe en la edad infantil y es una patología de mayores. "Si el niño tiene más de cuatro años se deriva a ortopedia infantil para usar una plantilla que le ayude pero si es menor lo que se aconseja es darle tiempo", matiza el pediatra. Porque durante esa edad aún se está formando la curva del pie y a eso ayuda realizar deporte y "andar descalzos".

Espalda: Los problemas de espalda son uno de los principales motivos de consulta al pediatra y una de las grandes preocupaciones de los padres por sus efectos en la adolescencia y el resto de la vida. Y la culpa la tienen las mochilas y el peso que se carga por el excesivo material que se tiene que llevar diariamente al colegio. "Se recomienda que se cargue como mucho el 10% de su peso, por lo que un niño que pese unos 30 kilos no debe llevar en la mochila más de tres kilos y esa cantidad se supera y se llega hasta los 5 kilos por las libretas, libros, diccionarios, etcétera, que tienen que llevar". En este caso, los problemas que más se consultan son la escoliosis (la columna hace una S) y la cifosis (chepa), que puede aparecer por malas posturas continuadas como sentarse mal, en las niñas cuando le salen las mamas y tienen mala posición de espalda, en niños que jueguen mucho a consolas o al fútbol y estén todo el rato mirando hacia abajo, ... Los pediatras recomiendan para los problemas de espalda realizar deportes como la natación o baloncesto y otras actividades como baile, todo lo que suponga mover los miembros superiores. Cuando aparece, el tratamiento pasa por poner un corsé. Por todo esto, es importante que los menores tengan buenas posturas en sus actividades diarias, al sentarse e incluso al andar.

Nutrición: La comida es una preocupación constante para los padres sobre todo cuando los niños se quedan en el comedor. ¿Comerá? ¿Estará buena la comida? ¿Será suficiente? ¿Se lo terminará todo? Además, los padres suelen tener la incertidumbre de si sus hijos necesitan vitaminas adicionales, por lo que solicitan analíticas para ver su estado. "Los complejos polivitamínicos la mayoría de las veces sobran. Lo importante es llevar una dieta equilibrada y seguir la dieta mediterránea". En cuanto a los menús de los colegios, Bolívar asegura que "los suelen realizar nutricionistas", por lo que suelen ser equilibrados y adecuados para las edades. Una de las cosas que pasan es que "los niños toman muchos lácteos". "La leche como el Cola-Cao, en desayunos y meriendas", explica Bolívar, que apuesta más por bocadillos con aceite de oliva y el tradicional "pan con chocolate" que los productos con mezcla de leche o frutas. Lo que sí supone un problema son los niños alérgicos a algún alimento como el huevo o los frutos secos y los celiacos. "En estos casos se hace un informe médico para el colegio, que tiene que asegurar un menú adaptado".

Sueño: "Los niños sufren con la vuelta al 'cole' un jet lag", asegura el pediatra Víctor Bolívar. Estar durante las vacaciones sin horarios y de repente madrugar les desestabiliza el sueño y los ritmos, por lo que recomienda "adaptar los horarios de sueño y despertar desde una semana antes".

Estrés: En algunos casos el cambio de colegio o de clase causa estrés infantil, por lo que los expertos aconsejan que los niños visiten el colegio unos días antes para conocer los espacios, que vean a los padres hablar con los profesores, que les relajen en casa, ...

Patologías: Una vez superada la vuelta al 'cole', septiembre comienza a llevar a las consultas las primeras patologías como los resfriados, faringitis, bronquitis, otitis, gastroenteritis, piojos... Por eso, ante todo, Bolívar recomienda a los padre "relajarse" y tomarse las cosas con "normalidad y tranquilidad" y ante cualquier duda acudir al médico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios