El cine de verano cambia de look

  • El mítico espacio del Zaidín abre un año más sus puertas en su treinta aniversario ofreciendo películas para toda la familia y lo hace remodelando algunas de sus instalaciones e incorporando dos nuevos kioskos

Comentarios 2

El cine de verano de Los Vergeles vuelve a abrir sus puertas un año más, y ya van treinta, con la misma ilusión, calidad y ganas que siempre. Su gerente, Francisco Marín, se mostró ayer muy entusiasmado con las nuevos cambios y mejoras que han realizado en las instalaciones. "Hemos renovado al completo una de las salas grandes con nuevas sillas de plástico de colores más confortables y altas de respaldo" aseguró ayer. Esta sala multicolor por los asientos es una idea creativa y experimental para ver el efecto que tiene el público ante el visionado de una película rodeado de un arco iris de tonos. Además han instalado dos kioskos de chucherías y helados con el propósito de descongestionar las cuatro cocinas que tiene el cine por cada sala y se ha pintado la fallada por dentro y por fuera para sanearla, coloreando algunos de los ladrillos con tonos alegres de azul, naranja, verde o violeta e incluyendo jardineras con flores y plantas, sobre todo de geranios, para decorar y crear un clima más acogedor.

Anoche, Francisco Marín abrió Los Vergeles al público hasta completar aforo con motivo de los 30 años que lleva en funcionamiento y para ello, invitó con cervezas, refrescos y canapés a quienes se acercaron a festejar este acontecimiento. Según aseguró el gerente, cada año cuesta más poner en marcha el cine de verano por la crisis. "Las inversiones son importantes y cada vez cuesta más conseguir financiación", defenció. Por esta razón, la alegría de los 15 empleados que trabajan en esta instalación es mayor cuando ven que, un verano más, el barrio del Zaidín contará con un espacio singular para ver los estrenos de cartelera, cosa que antiguamente no pasaba en estos cines porque siempre solían ser películas pasadas de fecha.

En este lugar, como explica Marín, consigue crearse "un ambiente familiar y muy entrañable", porque la mayoría de las películas que se presentan son para edades infantiles o para toda familia y el recinto se convierte en una especie de patio de vecinos donde los niños y los padres se divierten, eso sí, siempre antes y después de la película.

De momento, hoy se estrena Kung Fu Panda 2, la última de Piratas del Caribe, la precuela de X-Men y El inocente a las 00:00 horas por cinco euros. Pero durante la semana los precios varían. Así los lunes, martes y jueves la entrada queda reducida a 4,5 euros y los miércoles a 4,20 euros. Mientras que los viernes, sábados y domingos sube a 5 euros. Con un horario igual para todos -22:00 horas- hay una posibilidad, los viernes y sábados de elegir además la sesión golfa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios