Una clase magistral para descubrir y entender los matices del ron

  • Un maestro ronero venezolano dirige una cata de este producto en Granada

Cada asistente coge una rodaja de limón y la unta por un lado de azúcar de caña, por el otro, de café. "Mézclenlos en su boca, jueguen con los sabores hasta que se fusionen. Ácido, dulce y amargo. Eso es el ron", resumía ayer el maestro ronero Luis Figueroa durante la cata que se celebró dentro de una gira de promoción de Ron Cacique. Este experto en la materia llegado de Venezuela enseñó a los invitados a la cita las diferentes clases de ron que existen, las características de cada uno y los sabores con los que mejor combinan.

Prestando atención a cada uno de los matices y sensaciones en la boca, Figueroa intentó enseñar cómo descubrir cada componente del sabor. "Hay rones livianos y otros pesados. Se mueven entre esos dos extremos. Es la carga de componentes distintos lo que nos da esos matices", continuó el maestro ronero.

Figueroa invitó durante la cata a explorar las múltiples posibilidades que ofrece esta bebida. Así, aunque el combinado más común sea el cubata o cubalibre, que trata de buscar sus matices más dulces al mezclarlo con refresco de cola o de limón, Figueroa recordó que hay otras posibilidades, como la mezcla con tónica, que tiende más a subrayar sus tonos amargos y que puede resultar interesante a algunos paladares. "La tónica es retadora, saca a la luz las notas del ron, no las oculta, y no todo ron puede combinar bien con ella", puntualizó. "Hay toda una cultura del limón detrás del ron", añadió. "Es la fruta cítrica asociada a esta bebida tradicionalmente", sin embargo, en opinión de este maestro ronero "la naranja redondea mejor su sabor".

¿Y qué es un maestro ronero? "Es el responsable de la selección de materias primas y de controlar todos los procesos de trasformación de la caña de azúcar",explicó. "El ron no usa otra materia prima, se hace a partir de caña de azúcar y agua pura de manantial", subrayó Figueroa, que comentó que en España existe una importante cultura del ron y que, de hecho, junto con Venezuela, constituye uno de los mercados más importantes para la marca de ron para la que lleva trabajando más de veinte años.

"Con la cata he intentado hacer que la gente se enfrente con sus sentidos y con las diferentes materias primas", apuntó. Sobre la mesa había mieles de azúcares de colores ambarinos o acaramelados, distintas muestras de ron, en varias copas, azúcar moreno, café... olores y sabores que probaban y mezclaban los asistentes que participaron en esta experiencia para entender una parte de la complejidad que encierra la coctelería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios