Los colegios que separen por sexo perderán la subvención

  • La Junta obliga a 12 centros a establecer la educación mixta en 2013 para recibir fondos públicos tras el fallo del Supremo · Los alumnos continuarán con su plaza en ellos hasta acabar la etapa que estudian ahora

La educación diferenciada tiene los días contados en Andalucía. Así, al menos, lo dejó entrever ayer la consejera de Educación, Mar Moreno, al comunicar la decisión de su departamento de no renovar el concierto a los doce colegios que sólo admiten a alumnos de un sexo en sus aulas si para el curso 2013/14 no han cambiado este modelo de enseñanza. La Junta justifica dicha condición en el último fallo del Tribunal Supremo, por el cual quedan excluidos de recibir fondos públicos aquellos centros que no integren a alumnos de ambos sexos en las clases.

Una medida esperable. Tras varios intentos por implantar la educación mixta en todos los centros sostenidos con fondos públicos, no fue hasta ayer cuando el Ejecutivo andaluz puso fecha para que este propósito se convierta en realidad. Será en septiembre de 2013 cuando todos los colegios públicos y concertados tengan a alumnos de ambos sexos en sus aulas. Después de que varios fallos judiciales lo hayan impedido, la sentencia del Supremo del pasado 22 de agosto le ha servido de base a la Junta para exigir a los titulares de los doce centros andaluces que escolarizan por sexo que cambien su modelo si quieren seguir recibiendo financiación de la Administración. Para efectuar dicha transformación contarán con este curso, por lo que los alumnos que vuelvan a clase el próximo lunes no se verán afectados por este requisito.

Para Moreno, el fallo del Alto Tribunal colmata una de sus máximas aspiraciones desde que dirigiera la política educativa de la Junta en el pasado mandato. Fue entonces, en 2009, cuando ya exigió en la renovación y firma de nuevos conciertos con los centros -trámite que se lleva a cabo cada cuatro años- la admisión de todo tipo de alumnos en sus aulas, con independencia, incluso, del sexo. Se reproducía una situación que ya se vivió en la comunidad educativa andaluza diez años antes, cuando el que fuera consejero de Educación, Manuel Pezzi, estableció el modelo mixto de enseñanza como condición para que las escuelas recibieran subvenciones. Esto provocó un litigio judicial que acabó en 2006 cuando el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) dio la razón a los colegios concertados de un solo sexo. Para Moreno, este antecedente no fue óbice en su intento de universalizar la educación mixta. Con tal fin otorgó un curso de prórroga a los 12 centros que no la tenían implantada. El TSJA volvió a frenar la política de la Junta al establecer medidas cautelares para que dichos centros pudieran continuar con los conciertos. Será cuatro años después, cuando se haya agotado el periodo de renovación de estos acuerdos, cuando los titulares de los colegios de educación diferenciada tengan que optar por cambiar su modelo de enseñanza o renunciar a los fondos públicos.

La consejera de Educación explicó que la sentencia del Supremo estima el recurso presentado por la Junta contra el fallo del TSJA, que validaba el concierto con el centro El Cható, en Brenes (Sevilla), anulado por la Administración regional en 2009 al no convertirse en mixto. El Alto Tribunal, por contra, considera que el artículo 84 de la LOE (Ley Orgánica de de Educación de 2006) excluye de recibir fondos públicos a los colegios de educación diferenciada y da la razón a la Junta en este caso concreto. Pese a referirse sólo a un centro, el departamento que dirige Moreno estima que afecta al resto de colegios que "segregan" por sexo en Andalucía: Campomar, en Aguadulce (Almería); Torrealba, en Almodóvar del Río (Córdoba); Zalima y Yucatal, los dos en Córdoba; El Soto, en Chauchina (Granada); Nuestra Señora de Lourdes, en Carmona (Sevilla); El Molino Azul, en Lora del Río (Sevilla); y Albaydar, Altair, Ribamar y Ángela Guerrero, en la capital hispalense.

Desde que se conoció la sentencia del Supremo, se especulaba con la posibilidad de que la decisión que tomara la Junta al respecto afectara al curso que se inicia el lunes. Finalmente no será así. Educación esperará a que en enero, cuando se renueven los conciertos, los titulares de estos centros se comprometan a cambiar el modelo educativo para el curso 2013/14. La transformación no se exigirá de manera inmediata al estar adjudicadas ya todas la plazas. A este respecto, Moreno aclaró que los 3.159 alumnos que estudian en dichos colegios podrán finalizar la etapa en la que se encuentren ahora. Así, si un menor está escolarizado en Infantil, continuará hasta los seis años, pero tendrá que abandonar el centro cuando pase a Primaria si no se renueva el concierto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios