"El que haya cometido una falta será reprobado con toda la fuerza de la ley"

  • El portavoz del equipo de gobierno asegura que los policías locales "no son los más perjudicados en la aplicación de recortes" · El jueves se encerraron en el Ayuntamiento

Comentarios 1

"Que les quede muy claro: estamos dispuestos a negociar pero nunca nos sentaremos presionados por nadie ni aguantaremos actitudes violentas". Tras esta seria afirmación, el portavoz del equipo de gobierno, Juan García Montero anunciaba ayer a los policías locales y bomberos que se encerraron el jueves en el Ayuntamiento que el equipo de gobierno abrirá una investigación interna para depurar responsabilidades por los daños ocasionados en el Consistorio. "El que haya cometido una falta y quede probada, que sepa que será reprobado con toda la fuerza que nos da la ley ", advirtió García Montero.

Aunque tendió su mano al colectivo y se mostró dispuesto al diálogo, sí se mostró sorprendido por la actitud del pasado jueves ya que, dijo, "no son precisamente los más perjudicados en la aplicación de los recortes". Sin querer dar una cifra concreta, puesto que están sujetos a negociación, García Montero recordó que el sueldo de un Policía Local en el Ayuntamiento de Granada ronda los 2.500 euros mensuales.

"No creo que la plantilla de la Policía Local en Granada esté sobredimensionada. Además, es un colectivo que siempre ha actuado con profesionalidad y estamos orgullosos del trabajo que desarrollan", argumentó. Eso sí, no cree que el grupo de profesionales que se encerraron el pasado jueves en el Ayuntamiento "sean representativos".

De momento, para el próximo lunes hay convocada otra mesa sectorial a las 8:30 de la mañana en el Ayuntamiento. "Les he pedido que depongan esa actitud, tienen que velar por la seguridad de los ciudadanos y, poco hacen en favor del resto con este tipo de comportamientos", añadió.

El encierro del jueves tenía como objetivo protestar por la ampliación horaria propuesta por el Ayuntamiento. Antes de las diez de la mañana el concejal de Personal se levantó y abandonó la mesa de negociación en la que estaban los sindicatos mayoritarios: CCOO, UGT y CSI.F, ante la concentración de más de dos centenares de policías locales y bomberos de paisano que protestaban desde primera hora en el patio del Consistorio.

La protesta de los trabajadores públicos continuó hasta las 13:00 horas, cuando los manifestantes optaron por abandonar las dependencias municipales ante la creciente presencia de antidisturbios apostados en la puerta del edificio municipal.

El encierro estaba justificado en dos razones: la exclusión de los sindicatos minoritarios de la mesa de negociacioón y la forma en el el Consistorio quiere aplicar en los colectivos de policías y bomberos esa ampliación de la jornada laboral impuesta desde el Gobierno central.

Aunque toda la concentración se produjo de forma pacífica, en los momentos más tensos de la mañana los manifestantes rompieron algunos cristales del despacho del concejal de Personal, Juan Antonio Fuentes.

8:30

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios