Un comité de urgencia controlará los días extremos de contaminación

  • El Ayuntamiento estudia medidas que permitan mejorar la calidad del aire haciendo funcionar su flota de autobuses y camiones de recogida de residuos con recursos menos contaminantes como el gas natural

El problema de contaminación de Granada radica en el dióxido de nitrógeno y en las partículas. El problema de contaminación de Granada radica en el dióxido de nitrógeno y en las partículas.

El problema de contaminación de Granada radica en el dióxido de nitrógeno y en las partículas. / maría de la cruz

Comentarios 0

El Ayuntamiento de Granada tiene cuatro puntos cardinales en su horizonte diario sobre los que pivota su existencia. A saber: la recuperación de la transparencia desde que hace un año estallara la operación Nazarí, el restablecimiento de la viabilidad económica, la dinamización del empleo... y la calidad del aire. No es de extrañar que este último punto compita con otros de la talla de la mayor operación policial que se ha vivido en la ciudad en toda su historia si se tiene en cuenta que el número de víctimas debido a la mala calidad del aire en Europa es superior al de los accidentes de tráfico.

Tráfico, calderas y la quema incontrolada de rastrojos están, como ya es sabido, detrás de los contaminantes mas problemáticos en la capital: dióxido de nitrógeno, partículas y, la cada vez más preocupante carbonilla. El problema no es nuevo y, aunque durante años el Ayuntamiento ha venido desarrollando múltiples acciones encaminadas a la mejora de la calidad del aire que respiramos, "no han sido todo lo positivas que podría esperarse". Ismael Motos, técnico del servicio de protección ambiental de la dirección general del Ayuntamiento de Granada explicó ayer en la jornada 'Calidad del Aire', organizada por Gas Natural, que la capital ya está trabajando en 34 medidas incluidas en el Plan de Calidad del Aire 2017-2020. 34 medidas que deben empezar por mejorar las instalaciones térmicas del Ayuntamiento, por hacer más ecoeficientes sus vehículos y por poner en marcha ordenanzas fiscales que permitan proteger la atmósfera. En este sentido, el alcalde de la ciudad, Paco Cuenca, avanzó ayer en su intervención en la jornada algunas medidas como la exención de impuestos a vehículos eléctricos y habló de un inminente encuentro con alcaldes de los pueblos del Área Metropolitana para alcanzar un compromiso respecto a la movilidad y al tratamiento de residuos.

Aún sin ser la situación de Granada tan alarmante como la de otras ciudades de España (por ejemplo Madrid), Ismael Motos, advirtió que el plan de calidad del aire de Granada contempla la creación de un órgano, un comité de expertos capaz de decidir medidas transitorias urgentes en caso de que se den episodios de alta concentración de contaminantes. "Asumiendo que Granada tiene un problema, aquí nunca ha hecho falta llegar a medidas de restricción como las de Madrid", aclaraba Motos,.

Guillermo López, responsable técnico de Gasnam, apuntó a otra posibilidad: la compra de autobuses urbanos y camiones de recogida de basura que funcionan con gas natural. La idea ya está en marcha en Sevilla y Málaga y ahora Granada estudia esta opción para renovar 52 autobuses que habrá que cambiar este año. La concejal de Movilidad, Raquel Ruz, explicó que se está estudiando la potencia de estos vehículos, ya que en Granada tendrían que subir por vías con una fuerte pendiente en el Albaicín y la Alhambra. También se está analizando si hay posibilidad de recargarlos y el precio de este combustible.

más noticias de GRANADA Ir a la sección Granada »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios