Mi compadre, mi hermano

PARA mí Gabriel no era un amigo, era mi hermano, era mi compadre, quise que fuera el padrino de mi hijo Pedro Gabriel. Aunque las relaciones a veces se enfriaban, siempre había entre nosotros un cariño especial. Le conocí en Torremolinos en el año 1980, con ocasión del Congreso Nacional de Nuevas Generaciones, en el que resultó elegido Antonio Martín Beaumont, hoy director del Semanal Digital. Entonces yo formaba parte de la Secretaria Nacional de Acción Territorial y al frente de ella, Alejandro Martín Carrero. En ese Congreso celebrado en Málaga, al año siguiente se iban a celebrar Elecciones Autonómicas, acudía el nuevo presidente de AP de Granada. Con motivo de un café coloquio entre los jóvenes de NNGG y el nuevo presidente granadino, Jorge Verstrynge, me invitó a asistir al mismo. "Cascón", así me llamaba el entonces Secretario General, entra en esa sala, observa y luego comentamos. Dicho y hecho: entré y allí me encontré al presidente de AP en Granada hablando con los asistentes. A la salida, Jorge me llamó, y me preguntó "qué te ha parecido", y mi respuesta fue: "ese Kiki, como le llaman, "es un diamante en bruto".

Explícate. Muy sencillo, Jorge: si el partido lo sabe moldear hay un "líder indiscutible", populista y con carisma.

Pues entonces recoge tus maletas que el lunes te vas a Granada para moldearle… Llegué a Granada para seis meses, y llevo ya treinta años. Aún recuerdo el día que salíamos de tomar el aperitivo en el Aero Club, entonces instalado en la Acera del Casino. A la salida y acompañados por su mujer Manola y sus hijos Pablo y Eugenio, les dije: "mirad aquella valla (me refería a una valla publicitaria de La Rural colocada encima del antiguo edificio donde hoy está el edificio Zaida), algún día pondrá Gabriel Díaz Berbel, alcalde de Granada". Todos se rieron menos Manola, y es que ella también sabía que Kiki terminaría siendo alcalde de la ciudad. Lo mismo sucedió la noche en que por una horas Luis Casaseca se proclamaba senador por Granada, derrotando a Berbel, en aquellas horas amargas, nos encontrábamos en el Garaje Colón sede de campaña ademas de Gabriel, sus hermanos Neno y Antonio, Nicolás Osuna, Pedro Montañés, Miguel Angulo, Elena de Vizcaya, Valentín García Mellado y como no su inseparable Manola, en un momento de la noche cuando todos intentaban animar a un desconsolado Gabriel, Isabelita, la secretaria más eficiente que ha tenido y tiene el partido, me avisaba que Manuel Fraga quería hablar urgentemente conmigo, el motivo de la llamada no era otro que conocer si finalmente Berbel sería o no senador por Granada, ya que estaba preocupado porque el recuento a esas horas, y a la espera de los resultados definitivos de la Junta Electoral, daban la victoria a Casaseca…No se preocupe Don Manuel que finalmente será Gabriel el senador…Espero que así sea, buenas noches. Ni que decir tiene que el día del recuento, Díaz Berbel entraba en la Junta Electoral, ubicada en Plaza nueva como derrotado, y salía tras el recuento como el primer senador de AP por Granada…Desde entonces, Berbel lo fue todo en política, pero también lo perdió todo. Todo menos el honor de ser uno de los alcalde más queridos de Granada, a pesar de que salió por la puerta de atrás siempre nos quedará el recuerdo a los que iniciamos con él la aventura de crear aquella Alianza Popular, que gracias a hombres como KIKI hoy el PP se ha convertido en la primera fuerza política de Granada…Y eso por mucho que algunos se empeñen en ello ahí quedara para orgullo de los tuyos, "compadre".

Ah, se me olvidaba mencionar en aquellas elecciones del 82, iniciaba su carrera política José Torres Hurtado. Hoy alcalde de Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios