Los concesionarios arrastran una caída de las ventas de casi un 9%

  • En los cinco primeros meses del año apenas se han vendido en la provincia 3.305 coches · Junto a Almería y Huelva, Granada es la provincia que mejor resiste

Las ventas de vehículos se están desplomando al mismo ritmo que subieron cuando en las arcas del Estado había dinero suficiente para incentivar con ayudas públicas este tipo de transacciones. Según la información facilitada por la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), en los primeros cinco meses del año las matriculaciones de coches en Granada han descendido un 8,7%, hasta las 3.305 unidades.

Aunque no es lo que se dice positivo, si hay que buscar algún dato esperanzador puede encontrarse en el mes de mayo, cuando el descenso de las matriculaciones no ha sido tan acusado. En el quinto mes del año los concesionarios de Granada han vendido 619 vehículos, un 5,6% menos que en el mismo periodo del año pasado. Este descenso de las compras de coches se debió, según Ganvam, a la caída de las ventas de turismos, que se redujeron un 6,3%, hasta las 518 unidades vendidas. A su vez, las adquisiciones de todoterrenos cayeron un 2%, registrando apenas 101 matriculaciones durante el mes de mayo.

También puede ser 'tranquilizador' el hecho de que, en este caso, Granada no está entre las provincias peor posicionadas de la comunidad autónoma. La caída de las ventas del 8,7% entre enero y mayo es preferible al descenso del 24% que han sufrido los concesionarios de Córdoba. De hecho, junto a Huelva y Almería -donde las matriculaciones se han reducido un 7,3% y un 7,7%, respectivamente-, Granada es la provincia que mejor ha soportado la caída del consumo en el sector automovilístico. En Jaén el descenso de las ventas llega al 18,5%; en Cádiz, al 14,6%; en Málaga, al 14,4%; y en Sevilla, al 14%.

Eso sí, según avanzó ayer el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez, las cosas pueden ir peor si el Gobierno decide aplicar la subida del IVA que la Comisión Europea exige a España a cambio de retrasar a 2014 el cumplimiento del objetivo de déficit del 3%.

"Esto sería lo peor que le podría ocurrir al sector del automóvil", indicó Sánchez, que explicó que la subida del IVA supondría un encarecimiento medio del precio de los vehículos de entre 450 y 650 euros. "Aunque quizá más grave todavía sería el efecto psicológico ciertamente disuasorio sobre el consumidor en un momento de atonía absoluta de las ventas por la falta de financiación y el clima de recortes y subidas impositivas", aclaró el presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos, que recordó que desde que comenzó la crisis el sector ya ha perdido más de 40.000 empleos en todo el territorio nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios