Un conductor ebrio y sin carné siembra el pánico en una persecución

  • La Policía Local lo interceptó tras una carrera por los distritos Beiro y Norte durante el que destrozó varios vehículos

Un conductor ebrio causó en la tarde de ayer el pánico en varias vías de los distritos Beiro y Norte de Granada capital. El hombre, que fue detenido no sin presentar una gran resistencia a los agentes que practicaron el arresto, fue el protagonista de una persecución con varios coches policiales de por medio y más de una decena de agentes municipales. La alocada carrera protagonizada por este individuo terminó además con varios turismos estacionados destrozados al ser embestidos en distintos momentos de la huida.

Según informaron fuentes de la Policía Local de Granada, los hechos se produjeron minutos antes de las tres y media de la tarde de ayer. Varias de sus patrullas tuvieron noticia de que un vehículo circulaba por la Avenida Ribera del Beiro realizando giros bruscos y conduciendo en forma de ese.

Inmediatamente acudieron al lugar para darle el alto, indicación ante la que el hombre, lejos de obedecer, reaccionó acelerando aún más, tomando la dirección de la zona Norte de la capital granadina. El individuo, cuya identidad no ha trascendido, se adentró concretamente en la calle Rómulo, en las proximidades del Hospital de Traumatología, y desde allí accedió a la calle Padre Claret. Hasta ese momento, estaba siendo perseguido por varias patrullas municipales de tráfico, que no lograron darle alcance.

Fue precisamente en la calle Padre Claret donde el cuerpo municipal logró darle caza. Para ello, los agentes decidieron atravesar varios vehículos en medio de la calzada para encerrar al hombre, que por fin detuvo el vehículo. Las fuentes consultadas informaron de que, antes de detenerse, el turismo subió bruscamente a la acera causando daños a varios coches más aparcados en la calle.

Fue en este momento cuando varios policías se abalanzaron sobre el individuo para practicar la detención. Seguidamente, tal y como está indicado en casos de este tipo, los policías sometieron al detenido a un test de alcoholemia, que reveló que conducía bajo los efectos de la bebida.

Asimismo, según la Policía Local, se comprobó que el conductor carecía de carné, así como de seguro para el vehículo que conducía.

Afortunadamente, nadie resultó herido durante la persecución, a pesar de que el detenido puso en peligro a decenas de conductores que se cruzó en su camino y a los peatones que caminaban por las aceras de las calles que recorrió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios