Granada

El conflicto de las oposiciones anuladas que subyace

  • La defensa alude a una posible "venganza" por la denuncia de filtraciones en las pruebas

Efectivos de la Policía Local en un acto en la Plaza del Carmen. Efectivos de la Policía Local en un acto en la Plaza del Carmen.

Efectivos de la Policía Local en un acto en la Plaza del Carmen. / g. h.

El superintendente jefe de la Policía Local de Granada, José Antonio Moreno, apunta en su escrito de defensa presentado en el Juzgado a una posible "venganza" de la denunciante y es en este punto donde saca a relucir uno de los asuntos más controvertidos que se han dado en el cuerpo en los últimos años y que subyace así en esta causa judicial por supuesto acoso laboral. Se trata del concurso-oposición para cubrir ocho plazas de subinspector que se resolvió el 20 de abril de 2007 y que años después ha sido anulado por la Justicia, al considerar que se produjeron filtraciones en las pruebas.

La denunciante fue una de esas personas que obtuvo la polémica plaza. Durante años, no sólo la mantuvo, sino que en virtud de ese rango pudo acceder a otro superior, que era el de inspectora. Precisamente la supuesta víctima de acoso laboral fundamenta las "humillaciones" recibidas en que no fue tratada de acuerdo a su rango en diferentes momentos y circunstancias.

El escrito de defensa del jefe policial expone, en cambio, que la denunciante habría disfrutado antes de su llegada de "una serie de privilegios que ostentaba con la anterior corporación municipal". Se refiere al mantenimiento en el cargo aún después de haber quedado anuladas aquellas oposiciones.

M. M. P. asegura en su escrito de acusación que padece problemas de ansiedad y depresión a causa de las supuestas "vejaciones" y "humillaciones" recibidas por su nuevo superior a partir del verano de 2016. El letrado de Moreno expone, por contra, que "su situación anímica es lógica, pero no por el supuesto acoso, inexistente", sino por el problema que le ha acarreada "su pérdida de puesto de subinspectora y el proceso de nulidad de su puesto de inspectora". "Debe de ser muy duro pasar a ser una oficial más, después del poder ostentado", expone el defensor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios