La norma de la convivencia multa a 26 jóvenes por practicar sexo en la calle

  • El Ayuntamiento asegura que las quejas de los vecinos contra la prostitución han cesado gracias a la ordenanza municipal que fija multas de hasta 3.000 euros

Un total de 222 prostitutas y 40 clientes han sido denunciados en la capital granadina en virtud de la polémica Ordenanza de la Convivencia que entró en vigor hace ahora seis meses y que establece sanciones de hasta 3.000 euros por el ofrecimiento y la demanda sexual en la vía pública.

A estas denuncias se suman otras 26 por practicar sexo en la vía pública, ya fuera dentro de un vehículo o a pie de calle, mientras que se han realizado un total de 16 actas informativas a clientes y prostitutas, la mayoría de ellas en los primeros meses de aplicación de la ordenanza, a fin de que los afectados la conocieran y tomaran las medidas oportunas.

Así, la Policía Local de Granada ha realizado hasta la fecha un total de 324 actuaciones relacionadas con el ejercicio de la prostitución, especialmente en las carreteras de Jaén y Córdoba, que concentran esta actividad pese a estar próximas a zonas residenciales.

Desde hace unos meses, los agentes se están centrado en disuadir a los clientes de estos servicios sexuales con sanciones que, "en su mayoría acaban pagando" para evitar que les llegue a casa la notificación de la multa y la vea su pareja sentimental o algún miembro de su familia.

Así, el concejal de Protección Ciudadana, Eduardo Moral, aseguró que esta normativa municipal "está comenzando a dar sus frutos", ya que hay menos prostitución en las calles y las quejas de los vecinos de la carretera de Jaén y Córdoba "han cesado".

Al margen de la prostitución, la Ordenanza de la Convivencia también sanciona otras prácticas que se realizan en la vía pública y que a juicio del Ayuntamiento de Granada pueden "perturbar" la coexistencia de los ciudadanos, como hacer 'botellón'. Por este motivo ya han sido multadas 200 personas que no siguieron las instrucciones de los agentes cuando les instaron a dejar de consumir alcohol en la calle.

En el ámbito de la mendicidad, se han interpuesto un total de 76 denuncias contra los llamados aparca-coches o 'gorrillas', que exigen a los conductores el pago de una compensación económica por aparcar su vehículo, llegando incluso a "presionarles" para hacerse con el dinero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios