El corazón de Granada, en el ferial

Puede que esta sea la feria de la austeridad y de la crisis, pero las dos primeras jornadas del Corpus de 2012 han dejado claro que los granadinos tienen ganas de fiesta. La noche del encendido del ferial, cientos de vecinos se congregaron junto a la portada para esperar a que el millón de puntos de luz que iluminan el recinto ferial y la ciudad los recibieran tal y como es debido. Un año más, la calle Zambra, la principal arteria del recinto ferial, se llenó de amantes del Corpus y de un ambiente festivo que, durante casi una semana, convierte a Almanjáyar en el corazón de la ciudad, en el destino del peregrinaje de familias, grupos de amigos y, sobre todo, caseteros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios