Granada

Las líneas de tren cortadas mantienen su protección como Servicio Público

  • El Gobierno aprobó hace unos días mantener la especial protección de las líneas Granada-Algeciras y Almería-Granada-Sevilla

Un operario de Adif, en el tramo de la Chana. Un operario de Adif, en el tramo de la Chana.

Un operario de Adif, en el tramo de la Chana. / firma foto

El Ministerio de Fomento mantiene la catalogación de Obligación de Servicio Público para las líneas ferroviarias Sevilla-Granada-Almería y Granada-Algeciras. Con esta medida, aprobada hace unos días, Granada certifica que, una vez que entre en funcionamiento el AVE, los trenes convencionales volverán a unir a la capital con Sevilla y Algeciras y los trayectos estarán subvencionados al estar catalogados como de utilidad pública. De esta lista se cayó hace años la conexión entre Granada y Linares, lo que para Miguel Torres, secretario provincial del Sector Ferroviario de CCOO, "se hizo con criterios exclusivamente mercantilistas porque era una línea fundamental para la vertebración de Andalucía por tren".

Y cuando los trenes 'de toda la vida' vuelvan a circular por la provincia y la ciudad salga de su aislamiento ferroviario, tanto Adif como Renfe tendrán un 40% menos de empleados que en 2015, cuando Renfe estableció un plan alternativo de transporte por autobús por las obras en diversos tramos de la línea de ancho convencional Granada-Bobadilla para su adaptación al paso de circulaciones de alta velocidad. Según denuncia Miguel Torres, las vacantes por las jubilaciones anticipadas planteadas por Adif y Renfe no se cubren desde hace años.

CCOO denuncia los ERTEs llevados a cabo en diferentes contratas ferroviarias

"Estamos excluidos de la oferta de empleo público, nunca salen plazas para Granada porque obviamente no hay circulación de trenes", señala el representante sindical, que apostilla que es una situación que está pasando desapercibida porque no se trata de algo "tan traumático" como son los despidos que pueden hacer que los trabajadores salgan a la calle. Y en esta merma "brutal" de la plantilla, Adif ha pasado de tener en torno a los 150 trabajadores en 2015 a tener 105 empleados casi tres años después de la desconexión ferroviaria de Granada. "Renfe y Adif son el motor del empleo ferroviario de la provincia y no han sacado plazas para Granada en todo este tiempo", apunta.

La progresiva desaparición de cargas de trabajo en las distintas dependencias que prestan los servicios ferroviarios en la capital granadina y sus correspondientes consecuencias sobre el empleo se traducen en distintos ERTEs en contratas ferroviarias, como la de la empresa que se encargaba de la limpieza y de hacer las camas en el tren-hotel a Barcelona que se clausuró en agosto de 2015 pese a que, cuando se cerró la línea de forma temporal, el popular tren tenía una ocupación media del 85%.

El cese de la actividad de esta línea conllevó el despido de los trabajadores, "algunos de ellos con más de 20 años de antigüedad en la empresa". "Desde CCOO vamos a reclamar un aumento del empleo en Granada porque no es una provincia en la que podamos desdeñar cualquier tipo de puesto de trabajo de calidad y hay que tener en cuenta que un empleo en este sector crea a su alrededor hasta siete más en el sector servicios", defiende Torres, que asume que "la calidad del servicio" con los viajes en autobús a Antequera para conectarse a Madrid, Sevilla y Algeciras ha supuesto una "pérdida brutal" de clientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios