"Me dan la oportunidad de vivir y después me la arrebatan"

  • Una trasplantada de riñón pide transporte gratis para ir al hospital

Comentarios 1

María del Mar García tiene 30 años y está trasplantada de riñón desde hace tres meses. Nació con una insuficiencia renal y ha pasado toda su vida entre sesiones de diálisis con la salud pendiendo de un hilo. La intervención quirúrgica le dio una segunda oportunidad pero una "mala gestión" en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) puede acabar con "una buena calidad de vida". Así lo aseguró su marido, Ángel Juan Blánquez, quien no dudó en colocarse, pancarta en mano, frente a la puerta del hospital Virgen de las Nieves para pedir un transporte que traslade a su esposa desde su casa, en Caniles, hasta el centro hospitalario. "No pueden darte una segunda oportunidad de vivir y después arrebatártela porque alguien ha malgastado el dinero; como siempre, pagamos los platos rotos los obreros", apuntó Ángel Juan quien se siente impotente ante la posibilidad de que su mujer no pueda acudir a las revisiones: "El enfermo tiene que estar 12 horas sin comer ni beber y, con las defensas por los suelos, puede coger cualquier infección por lo que el transporte público no es viable".

Con su protesta logró llegar a un preacuerdo con la dirección del hospital, "quien me atendió nada más verme en la puerta", para que su médico valore a María del Mar y le recete una ambulancia que la lleve desde Caniles, pueblo en el que reside, hasta la capital. "Estoy en paro, nuestra situación económica es grave y no puedo disponer de mi vehículo", cuenta el esposo quien añade: "Se habla de cientos de miles de euros de la Junta con temas como los ERE pero a una persona que ha vuelto a vivir le dicen que no hay medios para que acuda al médico". "Me han dado una posible solución pero, como me hayan engañado, seguiré con mis protestas". El SAS sufraga un taxi durante tres meses y, a partir de ahí, es el paciente quien tiene que pagarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios