El debate para cambiar el reglamento municipal se congela

Era uno de los puntos más esperados del día seguramente porque traía polémica. El equipo de Gobierno socialista no ha conseguido a lo largo de esta semana convencer al resto de grupos de la oposición de los beneficios de la modificación de cuatro puntos del Reglamento Orgánico Municipal (ROM) que regula la actividad interna del Ayuntamiento.

El principal interés para realizar esta modificación era avanzar hacia el voto ponderado así como terminar con los problemas que arrastra Vamos Granada tras la división del partido. El problema es que ni los afectados por los cambios del ROM ni el resto de grupos municipales estaban de acuerdo con la propuesta en un punto que, realmente, era sólo una aprobación inicial. De aprobarse, después se abriría un tiempo de alegaciones para llevarlo a pleno a su aprobación definitiva.

Como ya ha ocurrido con anterioridad los concejales de Vamos Granada optaron por dividir entre los dos el tiempo de las intervenciones para entrar en el debate. Esto, no obstante, motivó las quejas de otros grupos como Ciudadanos que exigieron una solución cuanto antes. Por ejemplo, el concejal Raúl Fernández dijo que con estas intervenciones "dobles" a la que se suma la de Pilar Rivas que pertenecía al partido y ha pasado a concejal no adscrita tiene más representatividad los partidos minoritarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios