Dos décadas 'borran' del Albaicín setenta inmuebles catalogados

  • Los edificios van a ser desprotegidos porque han sido reformados sin conservar los elementos históricos o se han derruido directamente, pese a que el vigente plan especial lo prohíbe expresamente

Comentarios 4

Un grupo de 70 edificios catalogados, de los 900 que hay en el Albaicín, ya no existen como tales. Casi el 8% del total. En los últimos años han sido derribados o reformados sin tener en cuenta la conservación de los elementos de interés. En su lugar ahora hay solares o edificios de nueva construcción en un barrio que sobre el papel cuenta con una protección muy especial al tratarse de una zona declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Los redactores del nuevo plan urbanístico del Albaicín han detectado y documentado la inexistencia de 70 inmuebles que en el documento aún vigente, el que se aprobó en 1990, aparecen como edificios catalogados ya por su interés histórico o arquitectónico. Es decir, elementos arquitectónicos protegidos y cuya conservación es una prioridad. Por ese motivo, los redactores del nuevo Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) del Albaicín han propuesto la descatalogación de esos inmuebles. Pese a que han realizado una ficha de cada uno de esos edificios, no especifican los motivos que justifican esa decisión en cada caso. Aunque algunos son más que evidentes, ya que en la foto adjunta aparece un solar vacío o un edificio de nueva construcción. La única referencia es alusiva a todo el conjunto y dice así: "Se ha visto que algunos edificios han sido convertidos en solares o han sufrido una ruina progresiva que impide la recuperación de sus elementos originales, o han sido reformados completamente sin tener en cuenta las especificaciones establecidas en el anterior catálogo". Por este motivo, dice el texto, "se ha considerado que han perdido las características o la tipología que lo dotaban de un nivel de protección específico".

Llama la atención que este párrafo tan alarmante forme parte de un documento aprobado ya por el pleno del Ayuntamiento, que es el que tiene competencias para dar las licencias de obras y para vigilar el cumplimiento de las mismas.

En el caso de la Delegación de Cultura, que ha de estar enterada de casi todas las actuaciones del barrio a través de sus representantes en la Comisión de Seguimiento del Plan Albaicín, sobre este aspecto se ha limitado a pedir al Ayuntamiento, en su informe negativo sobre el nuevo Plan, que justifique cada uno de los casos de descatalogación. El deterioro y la destrucción de estos edificios se ha producido desde 1991 hasta ahora, tiempo durante el que había en vigor un Plan de Protección que obligaba a conservar en mayor o menor medida esos elementos arquitectónicos que conforman la identidad especial del barrio.

La concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, explicó que la destrucción de la mayor parte de estos edificios se produjo entre el año 1991 y 2002, ya que a partir de esa fecha las medidas de control se endurecieron con la entrada en vigor de la LOUA y especialmente a partir de 2007 con la nueva ley de patrimonio. En aquellos años la simple constatación del deterioro del edificio permitía otorgar licencia para echar abajo el inmueble, según la representante municipal.

El Ayuntamiento lleva más de seis años tratando de sacar otro plan adelante. Durante este tiempo las licencias para actuar en el barrio no han estado paradas. En principio había una resolución que paralizaba sólo aquellas actuaciones que pudieran entrar en confrontación con el nuevo Plan. El resto podrían seguir adelante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios