"Se dedica el 10% de la investigación a enfermedades que afectan al 90% de la población"

  • El descubridor de la primera vacuna contra la malaria alaba la labor científica realizada en Granada

Manuel Elkin Patarroyo es un ejemplo. Más allá de sus logros científicos, por su solidaridad. El nombre de este médico colombiano saltó a las portadas de las revistas científicas cuando desarrolló la primera vacuna contra la malaria en 1987. Patarroyo, que tuvo ofertas de una empresa farmacéutica para vender la patente por una gran cantidad de dinero, decidió donarla a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta vacuna, no obstante, no es perfecta, y sigue trabajando para lograr un remedio definitivo. En Granada participó ayer en el Congreso sobre Ciencia y Tecnología para el Desarrollo.

-¿Para cuándo se conseguirá una vacuna eficaz en el cien por cien de los casos?

-Estamos investigando con monos y en principio calculo que en 2009 lo podremos tener resuelto.

-¿Y su aplicación para los humanos?

-No quiero decir una fecha, pero rapidísimo, porque el sistema de defensa del mono es prácticamente idéntico genómicamente.

-Rapidez, precisamente, es una palabra que no es frecuente en investigación. Uno de los consejos que dio en su conferencia es que no se debe desistir jamás...

-Sí, es importante explicarle a la gente que estos son procesos prolongados, que no hay que desesperar. Yo llevo más de 28 años entregado a este asunto, se puede decir que más de una generación. La gente es a veces inmediatista y pide resultados rápidos, casi mágicos y hay que decirles que esto no es así. Es como construir catedrales, toma generaciones.

-¿Cuál es el alcance de la malaria hoy en día?

-Hay 500 millones de casos de malaria al año y tres millones de muertes causadas por la enfermedad. Esa es la magnitud del problema. Bien vale la pena, por tanto, dedicar toda una vida o varias vidas, si hace falta, a resolver estos problemas.

-¿Se presta suficiente atención a estas enfermedades que afectan principalmente a los países pobres? ¿O los países desarrollados miran para otro lado?

-Sí hay un desbalance importante. Sólo el 10 por ciento de la investigación se dedica a estas enfermedades infecciosas que afectan al 90 por ciento de la población. Esto se comprende porque en esencia el descubrimiento se centra en los países desarrollados, que tienen otras preocupaciones. Se trata de una actitud etnocentrista, pero no se debería olvidar la solidaridad, la necesidad de trabajar para los demás.

-¿Percibe cierto avance en este sentido?

-Sí, en los últimos años ha habido un ligero cambio. Las multinacionales farmacéuticas están invirtiendo más en este sentido y lo aplaudo. Pero también hay que decir que no es algo desinteresado, sino que también se debe a que ahora hay ya hay más presupuesto por parte de las naciones, las fundaciones y las ONG y por tanto les interesa. Pero a mí no me importa de dónde venga, lo importante es el resultado que llega a la gente.

-¿Cómo valora el papel de España y en concreto de Granada?

-Me gustaría aplaudir con fuerza, convicción y admiración la labor que se está haciendo, por ejemplo en el Parque de las Ciencias y también en el Parque Tecnológico de la Salud. Estoy convencido de que todo esto generará resultados que llegarán a las personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios