salud | la escasez de especialistas

El déficit de médicos pone en jaque la asistencia sanitaria

  • La falta de candidatos afecta especialmente a la Medicina Familiar y a la Pediatría en zonas rurales

  • Sociedades científicas y sindicatos advierten de una previsible oleada de jubilaciones que agravará la situación

Comentarios 5

La falta de una previsión acorde a las necesidades en los númerus clausus de las facultades de Medicina y en las plazas MIR ofertadas cada año; unido a la pérdida de profesionales (jubilaciones, precariedad laboral y fuga a otros países o/y a la sanidad privada y recortes en las tasas de reposición) han contribuido al déficit de especialistas. Es un problema creciente, que ya ha puesto en jaque a las autoridades sanitarias especialmente en las zonas rurales. Los problemas del SAS para cubrir los huecos de Pediatría en los centros de salud motivados por bajas de larga duración, y otras causas, se han agravado los últimos meses en Sevilla, tanto en puntos dispersos de la provincia como en la capital.

La escasez de especialistas es un problema que tiende a crecer, según auguran los expertos, de manera paralela al aumento de las necesidades asistenciales vinculadas al envejecimiento de la población general. La plantilla de médicos también envejece y requiere de una renovación que profundizará aún más los problemas del déficit de candidatos.

El envejecimiento, el aumento del cáncer y de los casos crónicos acrecienta la demanda

"La plantilla de médicos de familia en Sevilla, y en Andalucía, es deficitaria de forma generalizada. Es común en los centros de salud que los cupos de cada médico sobrepasen ampliamente las recomendaciones internacionales (ratio máxima de 1.500 pacientes por especialista), lo que lleva a la saturación de las consultas con citas programadas; más la demanda urgente que surge en el día, lo que ocupa la práctica totalidad de la jornada del facultativo; en detrimento de la tan necesaria visita a domicilio, de las actividades comunitarias o de la promoción de la salud", explica la doctora Pilar Terceño, vicepresidente de la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria (Samfyc). Se estima un déficit de 5.000 médicos de familia en el ámbito estatal, a falta de datos oficiales provinciales y autonómicos.

"Las jubilaciones que vienen son un problema de reposición que agrava aún más la necesidad de creación de nuevas plazas para dimensionar los cupos. Esto puede suponer otros 5.000 especialistas más de medicina familiar y comunitaria", asevera Terceño. Ante la falta de informes sobre la situación real, el Ministerio de Salud ha creado un grupo de trabajo, en el marco del Consejo Interterritorial de Salud, para aclarar el alcance de la escasez de especialistas, que se repite en todas las comunidades autónomas.

La Pediatría en Atención Primaria es, junto a la Medicina Familiar, la especialidad más deficitaria; y muy especialmente en las zonas rurales. Los problemas de falta de pediatras ha llevado a las familias afectadas a crear una Plataforma Pro Pediatra Cazalla, Guadalcanal y Alanís para exigir más efectivos. En La Puebla del Río el alcalde ha llegado a emitir un comunicado, con fecha del 13 de febrero: "El Ayuntamiento de La Puebla del Río, consciente de la situación en la que se encuentra el servicio de Pediatría en el centro de salud de la localidad debido a la baja de una de sus pediatras, ha intensificado las gestiones para solucionar los problemas. Actualmente, debido a dicha baja, La Puebla del Río comparte con Almensilla un pediatra. Este hecho se produce porque no hay pediatras en la bolsa de empleo del SAS en toda Andalucía".

La capital también se ha visto afectada las últimas semanas ante bajas en las consultas de Pediatría y la falta de candidatos en puntos como San Luis y Ronda Histórica. Una de las soluciones por la que han optado las autoridades sanitarias para paliar el déficit consiste en asignar médicos de familia a la atención pediátrica.

El doctor Cristóbal Coronel, pediatra y vicepresidente de la Sociedad de Pediatría de Andalucía Occidental y Extremadura, apunta a la precariedad como la principal causa de la falta de especialistas: "Contratos basura renovados cada mes en el mejor de los casos; mal retribuidos y mal considerados". Tras el periodo de recortes, el doctor Coronel considera que "se ha consolidado como forma de trabajo habitual"; y recuerda que "es difícil rescatar a los especialistas que se han ido a otros países o comunidades autónomas, si no les ofrecemos condiciones atractivas".

En el ámbito hospitalario la escasez también es motivo de preocupación. "Atravesamos unos momentos caracterizados por una pirámide poblacional ensanchada por arriba debido al envejecimiento, que está vinculado al aumento de la incidencia del cáncer. Se prevé un aumento del 25% de los casos. El recambio generacional en las plantillas de Oncología Radioterápica requiere formar a unos 300 especialistas", explica el doctor Carlos Ferrer, presidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR). Las jubilaciones de los médicos que pertenecen a la generación delbaby boom; y el previsible aumento del cáncer, obliga a las autoridades sanitarias a "aumentar las plazas MIR de Oncología Radioterápica entre un 30 % y un 50%", considera el doctor Ferrer.

Oftalmología es una especialidad que, hasta hace dos años, no ha registrado déficit. El presidente de la Sociedad Andaluza de Oftalmología, el doctor Ignacio Montero de Espinosa, advierte que "ya han comenzado los problemas que han llevado a los hospitales a contratar a médicos extranjeros, principalmente de Sudamérica, mientras que oftalmólogos nuestros con una formación espléndida se han tenido que ir". El origen de la carestía se localiza en la Facultad de Medicina. El doctor Montero de Espinosa advierte de "la pérdida de profesores con plaza".

Otra especialidad, Reumatología, un área que atiende a pacientes con enfermedades con una elevada prevalencia, también requiere de mayor inversión. La doctora Raquel Hernández, miembro de las sociedades científicas andaluza y española de Reumatología, considera que "los avances diagnósticos y terapéuticos requerirían una mayor inversión en personal"; al recordar que "actualmente la actividad asistencial ocupa un porcentaje tan alto de nuestro tiempo que impide la implantación de dichos avances".

La inversión en Reumatología debería comenzar en las Facultades: "Creemos que se debería realizar un inversión en formación de la especialidad a nivel pregrado y posgrado". La doctora Hernández concluye que "las previsiones nos hacen ser optimistas, en el sentido de que en la próxima oferta de empleo público ha aumentado de forma considerable el número de plazas ofertadas en Reumatología".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios