Una deuda de 1.200 euros antes de nacer

  • El ejercicio presupuestario comenzó en el Ayuntamiento con siete millones más de facturas "en el cajón" · Los socialistas aseguran que la capital le debe a los bancos más de 270.000 euros

Los niños que lleguen al mundo en el año 2012 nacerán, además de con un pan bajo el brazo, con una deuda cercana 1.200 euros con los bancos. El lastre que deben soportar los pequeños surge por obra y gracia de la gestión municipal, que ha generado una deuda con las entidades bancarias de más de 270 millones de euros, según manifestó ayer el concejal de Economía del PSOE, Baldomero Oliver.

El desglose de la cuantía se sustenta en dos partidas principales: los 107 millones de euros que adelantó el Gobierno central para dar respuesta al plan de proveedores y otros 130 millones de deuda que acumulábamos a largo plazo. Si se reparten esos 230 millones entre los 240.000 habitantes de la capital, cada granadino debe asumir una deuda de 1.125 euros.

Los cálculos del concejal socialista surgen tras las últimas declaraciones del alcalde de la ciudad en las que se congratulaba por poder comenzar el curso político con las cuentas saneadas.

Nada más lejos de la realidad para el grupo municipal socialista, que se encargó ayer de recordarle al alcalde algunas de las cifras económicas que atesora la ciudad. "Para empezar, el ejercicio presupuestario 2012 se inició con unos datos realmente preocupantes, entre los que destacan los 56.429.360 euros de gastos pendientes de aplicación presupuestaria, lo que supuso que empezáramos el año con 7 millones más de facturas en el cajón que en 2011", recapituló Oliver.

En este sentido, también recordó que el año comenzaba para las arcas municipales con una necesidad de financiación de más de 62 millones de euros lo que, a su juicio, significa que en 2011 prácticamente se duplicó esta variable respecto a 2010.

En cuanto al ahorro neto del Ayuntamiento, el edil destacó que los datos tampoco han sido buenos, ya que en 2011 éste cayó a la mitad, del 6 al 3%.

La reorganización de la administración municipal, siempre según los cálculos de los socialistas, sólo supondrá un ahorro de 300.000 euros "ridículo si los comparamos con la deuda que asume el Ayuntamiento al absorber TG7 más de 700.000 euros".

"Con este panorama, decir que las cuentas están saneadas denota que el alcalde miente o que no es consciente de la delicada situación por la que pasan las arcas municipales", añadió el concejal quien apuesta por convocar un debate abierto con la oposición y los ciudadanos para elaborar los presupuestos del próximo año sin necesidad de esperar al último momento. "No podemos esperar a diciembre para elaborar los presupuestos del próximo año. Necesitamos un modelo transparente en el que se deje de ocultar información", apuntó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios