El acoso docente crece en Granada un 27,7% en los tres últimos cursos

  • 'El Defensor del Profesor' del sindicato ANPE atendió durante el pasado año casi una veintena de casos procedentes de Granada · El colectivo exige que los directores también denuncien de oficio

El acoso docente en las aulas granadinas empeora. Los últimos datos publicados por El Defensor del Profesor, servicio que presta el sindicato ANPE a todos aquellos profesionales de la enseñanza que vivan una situación de acoso, refleja que en el último curso se recibieron 18 denuncias por parte de docentes que trabajan en centros educativos de la provincia de Granada, lo que evidencia que en tres años este fenómeno se ha incrementado un 27,7%, un porcentaje bastante alto que tiene en alerta a la comunidad docente, ya que cada vez que es produce un caso de este tipo se atenta contra la autoridad docente, uno de los pilares básicos de la enseñanza pública.

En el informe demuestra que desde que se puso en marcha dicho servicio en el curso 2005/06 las denuncias presentadas no han dejado de crecer. A pesar de que las cifras no son especialmente alarmantes en la provincia, la situación se ha deteriorado en los tres últimos cursos, donde las denuncias rozan ya la veintena. La situación es similar a la que se produce en el resto de la comunidad autónoma, la cuarta tras Madrid, Galicia y Cataluña en peores resultados en cuanto a convivencia en las aulas se refiere. A nivel regional el número de denuncias presentadas por los docentes se ha elevado a 203 el último curso, siendo la provincia de Granada donde este tipo de acoso tiene un menor índice. Sólo Huelva y Almería registran menos casos, al contar con la plantilla más escueta de profesores y un número más reducido de centros educativos.

La primera provincia donde este fenómeno tiene mayor repercusión es Sevilla, con 45 casos de acoso docente registrados en el curso 2009-2010. Le sigue Málaga con 31; Córdoba con 29; y Cádiz y Jaén con 27 casos. Como muestra el gráfico adjunto, dicha situación se mantiene en parámetros muy similares en los tres últimos cursos, donde se producen bajadas y subidas poco significativas en todas las provincias, de ahí que el presidente andaluz de la ANPE, Francisco Padilla, hable de "enquistamiento" a la hora de referirse al acoso docente.

Este mantenimiento es el que lleva a Padilla a exigir a la Junta que elabore un protocolo de actuación una vez que se detecte un caso de acoso. "Hemos avanzado mucho en cuanto a la concienciación sobre esta problemática, implicando a los padres y a la Administración educativa, que ha incluido en los Reglamentos Orgánicos de Centros (ROC) un apartado en el que se sanciona a los alumnos que no respeten la autoridad del docente, pero falta un protocolo de actuación que obligue al director de un centro a denunciar de oficio un caso de acoso, una medida puesta en marcha en otras comunidades".

Otro de los datos que también comparte la provincia de Granada con el resto de Andalucía es el origen donde se produce el acoso. El 58% de los casos atendidos por ANPE tuvieron lugar en los institutos granadinos, lo que sitúa a esta etapa educativa como la más conflictiva en las relaciones entre docentes y alumnos. El 38% de los casos se produjeron en los de Infantil y Primaria; y sólo el 3% en los de FP, Enseñanzas Artísticas e Idiomas. Para el presidente de ANPE, una de las medidas que podrían mejorar el clima de convivencia en la Educación Secundaria Obligatoria es la diversificación de esta etapa.

"La mayoría de los alumnos conflictivos son jóvenes que están estudiando porque les obliga la familia y la propia ley, pero que no tienen ninguna motivación para seguir adelante. Es necesario que desde antes se ofrezca a los adolescentes otras vías para su formación, siempre obligatoria, pero que no tenga que desembocar siempre en el Bachillerato", apostilló Padilla.

18

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios