La economía granadina cerrará el año con un impulso moderado del 2,7%

  • Analistas Económicos de Andalucía constata una desaceleración de la actividad para 2016

El tiempo en el que las previsiones económicas auguraban un futuro negro para Granada ha pasado. La provincia cerrará 2016 con un crecimiento de la actividad del 2,7%, un porcentaje que dista mucho de los números rojos que han marcado la producción granadina durante los peores años de la crisis económica. Sin embargo, ese 2,7% no es tan bueno como cabría esperar, o al menos no tan bueno como la cifra de crecimiento que registró la economía granadina el pasado 2015, cuando el PIB provincial creció un 3,3%.

Las previsiones elaboradas por Analistas Económicos de Andalucía, la sociedad de estudios vinculada a Unicaja, "apuntan a una desaceleración en el ritmo de crecimiento de la actividad económica" tras el positivo comportamiento de 2015. En ese proceso de ralentización del crecimiento, que se producirá en toda Andalucía, Granada no sale demasiado mal parada, ya que el avance del PIB se sitúa al mismo nivel que en los conjuntos regional y nacional. Pese a todo, ese impulso del 2,7% de la actividad se sitúa lejos del ritmo que registrarán provincias como Almería y Málaga (un 3%), y por debajo de la evolución de Cádiz y Sevilla (2,8%). Como viene siendo habitual, Granada se sitúa en la parte media de la tabla, quedando por encima de las provincias de Jaén (2,6%), Córdoba (2,5%) y Huelva (2,4%).

Aunque para final de año Granada tendrá que resignarse a no superar los tres puntos de crecimiento que sí registró en 2015, lo cierto es que la evolución del primer trimestre del año ha sido muy positiva, con un incremento del PIB del 3,4%. Según el informe de Analistas Económicos de Andalucía, el mayor dinamismo de la economía provincial se ha reflejado "en el buen tono del mercado de trabajo, así como en el repunte de la demanda y del mercado inmobiliario".

La cifra de parados todavía dista mucho de la de una economía saludable, pero durante los tres primeros meses de 2016 el mercado laboral sí ha experimentado una evolución positiva, con un aumento del empleo del 5,6% y una caída de las listas del paro del 13,9%. Por poner una pega, Analistas Económicos indica que "resulta especialmente reseñable el fuerte incremento de los ocupados a tiempo parcial, cuyo avance ha sido del 27,7%, el más alto de Andalucía, y muy por encima del aumento de los ocupados a tiempo completo (1,7%).

En el lado positivo de la balanza económica se sitúan tanto el turismo como el sector inmobiliario. En el caso de la principal 'industria' granadina, la llegada de viajeros ha crecido un 7,6% en el primer cuatrimestre del año, mientras que las pernoctaciones han experimentado un incremento del 2%. Más halagüeña todavía ha sido el comportamiento del mercado inmobiliario, con un aumento de las compraventas del 16,9% entre enero y abril y un impulso del 49,6% de las firmas de créditos hipotecarios. También ha evolucionado a buen ritmo la matriculación de vehículos, que ha crecido un 11,8% en los primeros cinco meses del año.

Pero no todo ha sido bueno. El comercio exterior ha comenzado a mostrar signos de agotamiento: en términos monetarios, las exportaciones apenas han crecido un 1,9%, mientras que en términos de cantidades la caída ha sido del 13,4%.

La peor nota, según Analistas Económicos de Andalucía, se la lleva la dinámica empresarial, que ofrece "un cariz desfavorable" durante los cuatro primeros meses del año. La creación de sociedades mercantiles se ha reducido un 8,8%, un caso "único" en Andalucía, ya que en el conjunto regional el avance del tejido productivo ha sido del 9,7%. También ha disminuido a ritmos forzados el capital suscrito para esas nuevas sociedades, con una caída del 62,7%, la mayor de toda Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios