Más de 40.000 edificios habitados de la provincia están en mal estado

  • Casi 4.000 inmuebles de Granada presentan un estado ruinoso de conservación, a lo que habría que sumar los poco más de 8.000 que están mal conservados y los casi 30.000 que son deficientes

Comentarios 1

Cada vez que llueve con fuerza en ciertas partes de la provincia, algunas familias tienen que ser desalojadas de sus viviendas porque los inmuebles sufren desperfectos que podrían hacer que se vinieran abajo. La situación tampoco es extraña en algunos barrios de la capital como el Albaicín, donde los edificios desocupados que están a riesgo de venirse abajo no son pocos. Pero tras el terremoto de Lorca, donde se derrumbaron edificios que no tenían porqué venirse abajo, las alarmas han saltado y se están realizando no pocos informes sobre la seguridad de las construcciones. Uno de ellos proviene de la empresa LDC, dedicada a la administración de fincas y comunidades de propietarios que ha realizado un estudio sobre el Estado de los edificios en España que arroja datos poco alentadores sobre la situación de los inmuebles en la provincia de Granada.

El informe clasifica el estado de los inmuebles en bueno, deficiente, malo y ruinoso. Y la proporción de edificios que se enclavan en esas tres partes negativas de la clasificación ubicados en Granada es la más alta de Andalucía. De hecho, las construcciones que están en un grado de conservación que va de deficiente a ruinoso y que según LDC estarían en riesgo de sufrir daños si se produjese un seísmo superan los 40.000. En concreto, 41.787 edificios se enclavarían en ese rango negativo.

En especial riesgo estarían los casi 4.000 edificios que se clasifican como ruinosos. Según el informe, en la provincia hay 3.960 inmuebles que, según LDC, se encuentran "apuntalados, se está tramitando la declaración oficial de ruina o existe ya esa declaración". Además, la empresa sólo ha calificado de ruinoso edificios que "estaban habitados o tenían algún local activo", por lo que no estarían contabilizados los edificios abandonados en los que no vive nadie, como en alguno de los barrios históricos de la capital.

El número de edificios que se consideran en mal estado asciende a los 9.036 en la provincia, según este estudio. En esa categoría se incluyen las construcciones que cumplen uno o varios de una serie de requisitos que van desde la existencia de grietas acusadas o abombamientos en alguna de las fachadas, hundimientos o falta de horizontalizada en techos o suelos o se aprecia que ha cedido la sustentación del edificio porque, por ejemplo, los peldaños de una escalera "presenten una inclinación sospechosa".

Por último, 29.791 inmuebles tiene bajadas de lluvia o la evacuaciones de agua residuales en mal estado, humedades en la parte baja o tiene filtraciones en los tejados, por lo que los autores del estudio los clasifican dentro de la categoría de deficiente.

En total, el 13,86% de los edificios de la provincia estarían en alguna de estas situaciones. Aunque también cabe destacar, por otra parte, que la mayoría de los inmuebles objeto del estudio de LDC en la provincia, el 86,1% del total -257.529 edificios- están en un buen estado de conservación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios