Turismo El mercado de congresos, una prioridad

Los empresarios desempolvan el Convention Bureau 18 años después

  • La Federación de Hostelería ha comenzado a trabajar para retomar la constitución del organismo público-privado para la promoción del turismo de congresos, que seguirá el modelo de Barcelona

Comentarios 1

Ha hecho falta que los acontecimientos se precipitaran por la experiencia "fallida" del Convention Bureau impulsado por la empresa privada Efecto Global, pero si las polémicas políticas y las suspicacias empresariales lo permiten, Granada contará con su propio organismo público-privado de promoción de turismo de congresos y negocios, a imagen y semejanza del Barcelona Convention Bureau, uno de los mayores casos de éxito del sector. Aún es pronto para hablar de plazos, pero la idea de la Federación de Empresas de Hostelería y Turismo es comenzar a trabajar desde ya -es decir, continuar con la ronda de contactos y reuniones con el empresariado y las administraciones públicas- para recuperar el organismo que se dejó morir en 1993.

Como pistoletazo de salida, la Federación de Hostelería y la Confederación Granadina de Empresarios (CGE) invitaron a la sede de la patronal al director general del Consorcio de Turismo de Barcelona, Pere Durán, que atesora más de 30 años de experiencia en el sector turístico y que presentó ante un auditorio compuesto por los principales representantes políticos y empresariales de la provincia los distintos modelos de gestión de los Convention Bureau.

Antes de que comenzara la ponencia, el presidente de los hosteleros granadinos, Carlos Navarro, se encargó de dejar muy claro que ha llegado la hora de ponerse a trabajar. "Desde 1993 ni los empresarios ni las instituciones hemos sido capaces de poner en marcha un Convention Bureau. Los acontecimientos se han precipitado. El modelo de Convention Bureau privado ha fracasado. Ha llegado el momento de pasar del victimismo a la acción", recalcó el presidente de la Federación de Hostelería, que confirmó que tanto el empresariado -no sólo turístico- como las instituciones públicas deberán estar implicados en un organismo que velará por el desarrollo turístico de Granada 18 años después de que dejara de funcionar el primer Convention Bureau de la ciudad.

Y falta hace, porque precisamente el turismo de negocios es el mayor déficit que padece la provincia. De hecho, Pere Durán inició su intervención recitando el ranking mundial del turismo de congresos publicado por la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones: Barcelona ocupa el puesto número 2; Madrid, el 6; Valencia, el 35; Bilbao, el 120; Córdoba, el 146; Málaga, el 178; y Granada y Sevilla comparten el puesto número 196. "Me atrevo a decirles que, conociendo el producto, Granada no puede ser el destino 196. Hay que avanzar de forma absolutamente urgente. Granada se merece estar en un sitio mucho más importante en el ranking mundial", aseguró.

La fórmula para avanzar pasaría inevitablemente por la formación de un Convention Bureau basado en "la generosidad política, la unidad de los empresarios, la gestión empresarial del organismo y la dotación de un buen equipo técnico", las claves del éxito en las que, explicó Pere Durán, se ha cimentado el organismo de promoción turística de Barcelona.

Claro que Granada podría encontrarse con serios obstáculos en el camino, tal y como quedó claro ayer durante la conferencia. Porque ni la generosidad política ni la unidad empresarial son fáciles de conseguir sin antes limar las asperezas que ayer surgieron en el turno de debate de la jornada. El primero en encender la 'chispa' de la confrontación fue el concejal electo Paco Cuenca, que no dudó en acusar al Ayuntamiento de la retrasada situación de Granada en el sector de las convenciones -más tarde la concejal en funciones de Turismo, Marifrán Carazo, respondería que "no era el foro más adecuado" para que cada uno llegara a "pegar un tirito al otro"-.

Pero quizá el escollo más difícil de sortear sea el de la división empresarial. En el acto las intervenciones de dos asistentes dejaron claro que las suspicacias están lejos de olvidarse. Por un lado, se puso en duda que la Federación invitara al acto a la Asociación de Hospedaje escindida hace años que reúne a buena parte de los hoteles granadinos. Y, por otro, el vocal del pleno de la Cámara de Comercio Federico Jiménez recordó que la institución cameral ya presentó una propuesta de Convention Bureau en 2009 y que lo único que haría falta es retomarla, "poner el dinero sobre la mesa" y echar a "andar".

Al margen de polémicas, el consejero delegado de Efecto Global, Raúl Berdonés, puso a disposición de los empresarios turísticos todo el trabajo realizado en los dos últimos años por un Convention Bureau que no ha salido adelante "porque no ha tenido el respaldo de las administraciones y de los empresarios, que no han creído en el modelo". Berdonés recordó que su intención siempre ha sido "sumar" y no llevar adelante un proyecto unipersonal, por lo que mostró su disposición a ceder la marca Conventión Bureau, la base de datos de clientes, el material audiovisual y "todo el trabajo realizado hasta la fecha". "Creemos en Granada y queremos que esto funcione".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios