"Muchos empresarios sin escrúpulos usan el ERE para 'soltar lastre' de forma alegal"

  • El máximo responsable provincial de la Unión General de Trabajadores reflexiona sobre la importancia de la actividad sindical frente a una situación económica en la que no faltan los oportunistas

Ni los constructores, ni los empresarios, ni los banqueros. Las verdaderas víctimas del aterrizaje forzoso de la economía española son los trabajadores. En los últimos meses, con la crisis económica amenazando incluso al más fijo de los trabajadores del mercado laboral granadino, los sindicatos han vuelto a posicionarse como la fuerza social que nunca dejaron de ser, pero que había quedado relegada por años de individualismo y de "desmovilización de conciencias".

-¿Es ahora más inseguro, más precario, el mercado laboral?

-Lo que hay ahora es una sensación de miedo entre los trabajadores estables, no tanto entre los precarios, que están sujetos a un contrato temporal. Hay un cierto miedo entre el personal estable a que una empresa abuse del Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

-Y, ¿es algo frecuente?

-El diferencial económico de 'soltar lastre' a través de un ERE o de un despido improcedente es desequilibrado, por lo que muchísimos empresarios sin escrúpulos -como si se tratara de piratas- están usando el ERE par echar lastre por la borda de forma absolutamente alegal. A eso es a lo que nosotros somos contrarios, pero bajo ningún concepto nos oponemos a un ERE absolutamente planificado y justificado. No queremos que se mantenga a todos los trabajadores y que dos meses más tarde la empresa tenga que cerrar. El problema es que muchas veces detrás del ERE se ocultan despidos salvajes que tienen exclusivamente un componente de ahorro económico para el empresario. Somos comprensivos, pero lo que no podemos compartir es que una empresa viable, con buenos resultados, se aproveche de las circunstancias y quiera deshacerse de parte de la plantilla para recortar gastos o sanear su situación económica.

-El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios, Gerardo Cuerva, aseguró que no existe espíritu de colaboración por parte de los sindicatos...

-Nosotros no compartimos esa afirmación. Somos absolutamente dialogantes, tolerantes y comprensivos con la situación demostrable de cada una de las empresas. Pero no podemos ser cómplices de lo que plantean los empresarios: cuando ganamos, ganan ellos solos, pero cuando vienen las vacas flacas, las sufren sólo los trabajadores. Decimos sí al diálogo, pero lo que no pueden es darnos gato por liebre con una crisis económica profunda y larga como esta.

-¿Está permitiendo la crisis recuperar la conciencia sindical?

-En este país ha habido unos años de desmovilización de las conciencias. Los trabajadores no han sido insensibles a los mensajes del individualismo, del liberalismo, de la competitividad y del hiperconsumo. Esto ha provocado una caída de la conciencia laboral y se ha dejado de ver el sindicato como una herramienta formada por y para los trabajadores. Si ahora el sindicato da respuestas y soluciones, se va sembrando ejemplo. Pero igual que la desmotivación no es flor de un día, la reconversión de esto en colaboración, altruismo, solidaridad y participación, tampoco es tarea de un día. No se puede ver la organización sindical como una compañía de seguros donde uno da parte cuando tiene un problema. El sindicato es una especie de cooperativa donde cada uno tiene que venir a poner su parte de esfuerzo, participación y compromiso.

-¿Cuál va a ser el papel del sindicato en los próximos meses?

-El año 2009 va a ser muy parecido a 2008. Los últimos informes del Fondo Monetario Internacional y las autoridades europeas hablan de que España crecerá todavía menos de lo previsto y todo apunta ya a que no saldrá de la recesión antes de año y medio. El próximo será el año más difícil de la crisis económica. Los principales objetivos de UGT son luchar por el mantenimiento del empleo e impedir la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores. Además, exigiremos a las administraciones que hipertrofien las partidas para la cobertura del desempleo, porque no podemos dejar a familias en absoluto desamparo. Cuando se acaben las prestaciones del desempleo, algo habrá que hacer por estos trabajadores. La Comunidad Europea permite a los países endeudarse hasta el 3% de su Producto Interior Bruto y, en circunstancias especiales, rebasarlo. En una situación de crisis como esta, donde están acudiendo al paro miles de personas, desde las organizaciones sindicales apoyamos que el Gobierno lo rebase, si es necesario, para mantener la gran obra en infraestructuras públicas y los subsidios. También hay que recordar que no toda la responsabilidad es del Gobierno. El gran papel de la reactivación del empleo tiene que venir de la iniciativa privada, que es responsable de ocho de cada diez empleos.

-En el reto de la reactivación, ¿qué papel tiene el trabajador?

-Aún sabiendo que se puede malinterpretar, desde el sindicato tenemos que hacer un llamamiento a los trabajadores para que se conciencien de que tenemos que elevar la productividad. Los trabajadores tenemos que concienciarnos de que somos la otra parte fundamental de la empresa, la que la tiene que sacar adelante en situaciones de competitividad, así que tenemos que apartar la apatía, la abulia y la indolencia z. Hoy en día, el gran handicap de la economía española es la baja productividad de sus empresas. O viramos y crecemos o dejaremos de ser competitivos y no levantaremos cabeza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios