Una guía enseñará a los sanitarios cómo detectar casos de ablaciones

  • El libro ha sido editado por Medicus Mundi y el Grupo Editorial Universitaria

Medicus Mundi quiere concienciar a la sociedad de que el horror de la ablación también se produce en España y quiere dar claves a los profesionales que puedan impedirlo para abolirlos. Con esta finalidad, la ONG ha redactado y coordinado la publicación de una guía para luchar contra la mutilación genital femenina que está dirigida al público en general pero muy especialmente a los profesionales de la salud, bienestar social y educación. Estos colectivos se hallan en una posición privilegiada para detectar a las mujeres que han sido mutiladas y, sobre todo, para valorar el posible riesgo de sufrirla que tienen las niñas que nacen y crecen aquí.

Las delegadas de Salud e Igualdad y Bienestar Social de la Junta, Elvira Ramón y Magdalena Sánchez, respectivamente, presidieron ayer la presentación de esta guía. Durante el acto se puso de manifiesto que en España viven alrededor de 28.000 mujeres entre 15 y 45 años y cerca de 10.000 niñas menores de 15 años que han nacido o crecido en nuestro país y que pueden encontrarse en riesgo de ser mutiladas en algún momento, ya que proceden de países donde la mutilación genital femenina se practica de forma habitual. "Algunas, seguramente, ya habrán sufrido esta práctica. Pero además, 28.000 mujeres pueden dar a luz nuevas hijas que también se encontrarán en riesgo si no se actúa" señaló Carmen Sánchez, miembro de Medicus Mundi en Granada.

Esta guía, editada por el Grupo Editorial Universitario de la Universidad de Granada, es la culminación de un proyecto contra la ablación iniciado por Medicus Mundi Andalucía en 2007 y una prolongación del trabajo que la asociación está realizando, tanto en España como en África, desde hace más de diez años.

Durante los dos años de duración de esta campaña se han organizado seis encuentros formativos para profesionales sanitarios y de los servicios sociales con la participación de 79 personas, así como seis cursos dirigidos a estudiantes universitarios en los que han participado 238 alumnos. Estos cursos y encuentros formativos se han llevado a cabo con el fin de informar a los interesados en las causas y consecuencias de esta práctica y, sobre todo, proporcionarles las herramientas necesarias para reconocerla, abordarla, prevenirla y tratar sus secuelas cuando sea posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios