Caso alhambra Nuevo informe pericial sobre el presunto fraude en los accesos al monumento

Más de 3.500 entradas de la Alhambra 'desaparecieron' en 15 días de las taquillas

  • Un experto se ha encargado de analizar el sistema de venta de billetes en las taquillas del monumento en el marco de la causa judicial · El perito reconoce errores en los anteriores informes presentados, pero dice haberlos subsanado

Comentarios 4

"La conclusión más relevante sobre el arqueo es que han desaparecido 3.552 entradas de las dependencias de Taquillas". Ésta es una de las afirmaciones más importantes de un nuevo informe pericial que se ha adjuntado al expediente de diligencias previas de la investigación del caso Alhambra, que examina el presunto fraude en la venta de entradas y control de accesos al monumento.

El documento, fechado el 23 de noviembre de 2010, consta de 44 páginas en las que un perito informático pormenoriza todos los aspectos relacionados con la compra de entradas al Conjunto Monumental. Este experto se ha encargado de analizar el sistema de venta de billetes en las taquillas de la Alhambra, la actuación del departamento de informática, los anteriores controles de acceso y ha efectuado un arqueo de todas las entradas disponibles e impresas en octubre de 2005.

Los datos obtenidos revelan que entre el 5 y el 20 de octubre se imprimieron 29.100 entradas. Teniendo en cuenta que había disponibles 41.272 billetes en blanco, deberían haber quedado en las dependencias de las taquillas de la Alhambra 12.172. Sin embargo, sólo había 8.620, lo que deja una diferencia de 3.552 entradas desaparecidas sólo en 15 días.

En este nuevo estudio, el perito informático reconoce errores en los anteriores informes presentados, pero dice haberlos subsanado. Cuando aparecieron los primeros indicios de delito en el consumo de entradas y estadísticas, la secretaria general del Patronato de la Alhambra, Victoria Chamorro, solicitó a su Departamento de Informática que realizase un proceso de arqueo durante un periodo de 15 días, "con el fin de contrastar los datos de todas las fuentes implicadas en el proceso de impresión en taquillas".

Sin embargo, el Patronato detectó "inconsistencias del número de entradas" en el escrito presentado por DINSA, la empresa subcontratada para el servicio de informática y le demandó repetir sus informes en varias ocasiones.

Según el perito judicial, "existieron multitud de errores 'técnicos' por parte del Departamento de Informática de Taquillas y, en concreto, por parte de don D. G. S., tanto en la gestión del sistema como en el tipo y calidad de la información suministrada a lo largo del tiempo al Patronato". Hace referencia también al arqueo encargado por el Patronato, del que dice que "todos los informes suministrados adolecen de errores de 'base' en el cálculo de los datos", ya que "la información que contienen no es la solicitada por parte del Patronato". Aunque "no puede valorar si los errores fueron intencionados o no", afirma que podría tratarse de errores meramente "técnicos". Esos fallos podrían ser metodológicos, como no contar los minutos de inicio o fin del arqueo, por lo que el perito asegura que "no han afectado al resultado final de las operaciones". Lo que sí habría resultado distorsionado son "las estadísticas de ventas mensuales y anuales que [el servicio informático] proporcionaba al Patronato, ya que se estaba informando de un número de entradas impresas superior a las realmente consumidas".

En el informe pericial que se acaba de presentar en el juzgado, el experto informático ha repasado las cifras del arqueo realizado por la empresa informática y se han comparado con las de la base de datos del sistema para corregirlas.

En sus conclusiones finales, el perito informático también ha analizado los controles de acceso al monumento nazarí y ha criticado "la falta de una validación automática de las entradas en los puntos de acceso al Monumento", que a su juicio hacía más "vulnerable" el sistema. Pese a que con el actual sistema este error ya se ha subsanado, el técnico ha asegurado que "de haber existido dicho mecanismo de control y ser gestionado por los servicios informáticos 'propios' del Patronato, se hubiera podido auditar diariamente la emisión de entradas, con las consumidas". Asimismo, afirmó que la existencia de un "torno o cualquier otro sistema de conteo de personas podría haber validado on-line los aforos, así como auditar (…) tanto las entradas facturadas por la Alhambra como los reservados a través de BBVA".

En el marco de esta compleja causa, que cuenta con más de medio centenar de imputados, muchos de ellos trabajadores del monumento, se han encargado varios informes periciales a expertos en distintas materias, especialmente en economía y contabilidad. Uno de esos informes, hecho público a finales de 2008, cifró el perjuicio económico ocasionado al monumento en ocho millones de euros.

El caso Alhambra se destapó en diciembre de 2005 y entre los imputados figuran responsables de las empresas Daraxatour S.L. y de la agencia Washington Irving Travel (Wit Travel).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios